Edición Impresa

Con un DT sin experiencia y una dirigencia nueva, el armado de Central será clave

El tiempo de cambio llegó en Central. Hay que encontrar un técnico y, además, cantidad y calidad de refuerzos. Esos son los puntos de interés en los que hay que trabajar. 

Lunes 08 de Diciembre de 2014

El tiempo de cambio llegó en Rosario Central. Ya no hay partidos que jugar, triunfos que disfrutar ni derrotas que sufrir. Pero ese tiempo de cambio sí se dará en un contexto especial, que es el de intentar dar un salto de calidad desde lo futbolístico para aspirar a cosas verdaderamente importantes, meta planteada desde el vamos por la comisión directiva. Hay que encontrar un técnico y, además, cantidad y calidad de refuerzos. Esos son los puntos de interés en los que hay que trabajar. Por el momento no hay certezas, pero sí indicios fuertes de que Eduardo Coudet será el nuevo entrenador, lo que parece toda una apuesta por parte de una dirigencia que también está dando sus primeros pasos en el mundo del fútbol. Por eso la lectura, rápida y sencilla de que el principal sostén debe ser el armado de un equipo que le permita al Chacho lograr que su inexperiencia pase lo más inadvertida posible.

Tanto se habló de lo que necesita Central… Pero básicamente en los últimos días la palabra que más se utilizó fue la de “proyecto futbolístico”. Hasta que la cosa no comience a funcionar resultará difícil establecer la matriz de ese proyecto. Por lo pronto hay algo que queda caro: la tremenda apuesta por parte de la dirigencia en ir en busca de Coudet.

En el fútbol, como en la vida, la experiencia se hace al andar. Los dirigentes deben recorrer ese camino, y el Chacho lo mismo. Por eso la otra pata, la que contempla la mirada fría, el análisis correcto y la capacidad de negociación para tratar de traer buenos refuerzos es lo que, lentamente, se va poniendo por encima hasta de la elección del entrenador.

“No tengo dudas que debe ser así. Se sabe que estamos dando los primeros pasos como dirigentes y si Coudet es el elegido habrá que ayudarlo armándole un buen equipo”, le dijo a Ovación una voz autorizada del seno de la dirigencia, admitiendo que la importancia del armado del futuro plantel “es clave”.

Todo esto no va en detrimento del Chacho ni mucho menos. Son innumerables los casos de entrenadores jóvenes que en un determinado momento tuvieron que hacer su primera experiencia. No obstante acá hay una particularidad. Coudet vendría a hacer su debut como técnico a un club que lo tiene como una figura emblemática. Y los dirigentes, que, se insiste, recién llevan dos meses de gestión, tienen la obligación de protegerlo, intentando armarle no un súper equipo, pero sí algo muy confiable.

¿Parte del proyecto? Todavía no se sabe. Más de un dirigente habló hasta el cansancio de que ese proyecto debía contemplar una fuerte apuesta por los jugadores de las divisiones inferiores y acudir al mercado con mucha justeza.

Difícilmente un técnico que está por debutar como tal pueda basar su estructura en “los pibes”, como habitualmente se dice. A partir de ahí tal vez el proyecto pegue un viraje.

Quienes vienen trabajando en la elección del nuevo DT argumentan que Coudet ya puso manos a la obra desde hace un buen tiempo en ese sentido. Hablando con muchos de los jugadores con los que le interesaría contar. Tal vez forme parte de ese nuevo proyecto.

Más allá de su inexperiencia, esta dirigencia no tiene menos crédito que cualquier otra comisión directiva. Sólo es cuestión que trabaje en calma. Pero no por ello debe obviarse la apuesta fuerte que, todo indica, está a punto de poner en marcha, que es la contratación de una conocida figura del fútbol en el mundo Central, pero sin experiencia en el rol que desde los próximos días empezará a cumplir. Por eso, amén de que en el fútbol las recetas mágicas no existen, el sostén que se le brinde con el armado del plantel puede resultar la base más importante de lo que se viene.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario