Edición Impresa

Con su histórico triunfo, Merkel entra al Olimpo de la política alemana

La canciller desde 2005 seguirá al mando hasta 2017. La "eurocrisis", que barrió gobiernos en toda Europa, a ella la fortaleció. Su tercera victoria consecutiva este domingo la empareja con los también democristianos Konrad Adenauer y Helmut Kohl.  

Martes 24 de Septiembre de 2013

El viernes por la mañana era fotografiada en un supermercado de Berlín haciendo compras con gesto distraído. El domingo por la tarde, Angela Merkel se convertía en mito. Con su arrollador triunfo en las elecciones, la canciller alemana abre una nueva era política en su país y ya es historia viva del siglo XXI.

Seguidores y detractores coinciden: la dimensión de su victoria la eleva a un Olimpo de cancilleres alemanes que hasta ahora sólo tenía lugar para los también democristianos Konrad Adenauer y Helmut Kohl. "República Merkel", tituló el semanario alemán Der Spiegel, según el cual "Alemania ya es definitivamente el país Angela Merkel". "Esta es la edad de Merkel", consideró el británico The Guardian. El francés Le Figaro observó que "la canciller tiene la ambición de hacer historia. Y ahora comienza a escribirla". La sensación de vivir un momento histórico que se apoderó de muchos alemanes puede explicarse en datos concretos.

Con el 41,5 por ciento de los votos, Merkel llevó a la democristiana CDU a su mejor resultado desde 1990, cuando Kohl se convirtió en el primer canciller de la Alemania reunificada. Además, arañó la mayoría absoluta, una rareza con un único precedente: la victoria de Adenauer en 1957. Adenauer, Kohl y Merkel son los únicos cancilleres alemanes que ganaron dos reelecciones. Los tres lo hicieron en momentos adversos y cruciales para Alemania.

Adenauer sedujo a una Alemania aún traumatizada por la guerra con un lema famoso: "Keine Experimente" (Nada de experimentos). La orgullosa potencia económica de hoy también tiene su miedo, la crisis que castiga a sus vecinos, y Merkel ofreció el antídoto en un slogan paralelo al de Adenauer: "Alemania es fuerte. Y debe seguir así". Nada de experimentos.

De Kohl, su mentor, Merkel aprendió la mecánica del poder. Pero si el legendario canciller de la reunificación dividía con sus opiniones contundentes y se alimentaba de la confrontación, su pupila lo superó con un estilo difuso y elusivo que la elevó a una popularidad récord y anuló a sus rivales sin necesidad de elevar la voz. Esta es, finalmente, la contribución de Merkel a la historia política: el poder aplastante que no se percibe como tal, la flexibilidad que debilita cualquier golpe. "Es como si hiciera aikido, el arte marcial que aprovecha el impulso del rival para apartarse y dejarlo caer al vacío", definió el liberal Wolfgang Kubicki.

Lista de víctimas. La lista de víctimas es larga. Merkel fue la primera jefa mujer de la Unión Cristianodemócrata (CDU) en 2000, tras dejar caer al vacío al propio Kohl. Cinco años más tarde ganaba su primer mandato y se convertía en la primera canciller alemana. Los socios de su primer gobierno, los socialdemócratas, salieron del experimento sumidos en una crisis de la que aún no se recuperan. También los socios de su segundo mandato, los liberales del FDP, el domingo sufrieron su peor resultado electoral y quedaron fuera del Parlamento.

La misma crisis del euro que tumbó gobiernos en toda Europa fue para Merkel un arma con la que arrasó rivales, descabezó posibles sucesores y se convirtió en la mujer más poderosa del mundo.¿Ambición de poder? Merkel la acepta sin complejos: "Quien quiere hacer política necesita contar con las condiciones necesarias. Es decir, mayorías. Lo que normalmente se denomina opción de poder. Y quien quiere tener mayorías, naturalmente debe luchar por ellas".

Nadie lo diría de la política que celebró el triunfo más importante de las últimas dos décadas en Alemania dando saltitos con timidez ante el público. Tampoco de la mujer que horas antes de los comicios hacía fila pacientemente en un supermercado para guardar su compra en un bolso rojo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS