Edición Impresa

Con la mira corrida

Lunes 20 de Abril de 2009

Newell’s creo ayer 15 situaciones de riesgo y anotó una. Una cosecha por demás de insuficente que lo condenó al empate ante Godoy Cruz, un adversario que marcó en su único avance y después se sintió cómodo observando cómo la ansiedad se devoraba las ambiciones del equipo de Roberto Sensini. La mala suerte es sólo un capítulo del manual de excusas de ocasión. El resto de las páginas desnudan que los rojinegros desperdician un porcentaje demasiado importante de lo que generan. La ineficacia es su condena. Por eso, deben calibrar la mira para cambiar de paso.

Hay que reconocerle a este Newell’s que se las arregla para llegar al arco rival con peligro real a pesar de sus problemas internos. Ayer Formica no gravitó y sin su aporte el equipo tiene un techo marcado de rendimiento. Cuando el Gato no está iluminado, la tropa no se engancha.

En la ofensiva, Salcedo no integra la cadena de construcción de las jugadas y tampoco se las ingenia para cerrarlas. A Armani también hay que ajustarle algunas tuercas. Está siempre bien ubicado y es protagonista de la mayoría de las acciones de riesgo, pero su efectividad es muy baja. Si metía la mitad de las que tuvo ante Godoy Cruz, Newell’s goleaba sin despeinarse.

Los nervios y el recuerdo de la seguidilla sin triunfos provocaron el resto. El disparo en el travesaño de Bernardi, el remate en el palo de Armani, el gol anulado por posición adelantada, la que se perdió Schiavi dentro del área chica, todas fueron muestras acabadas de que Newell's necesita serenarse en la zona caliente para sacar mayores réditos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario