Edición Impresa

Con apoyo de Gendarmería, buscan liberar la colectora de Circunvalación y Bajo Ayolas

En procura de un reordenamiento, intimaron a dueños de autos, canoas y embarcaciones a retirarlas. Quieren impedir futuros asentamientos.  

Miércoles 23 de Abril de 2014

A 24 horas del desalojo judicial del predio que habían ocupado unas 50 familias en Maradona y Circunvalación, la Municipalidad, con el apoyo de Gendarmería Nacional, dispuso ayer el retiro inmediato de objetos, estructuras precarias, rodados y tinglados ubicados en toda la franja lindera al acceso sur, a la altura del Bajo Ayolas, en la zona de la colectora de la A008. La movida forma parte de un plan de reordenamiento en la zona.

La notificación fue realizada a la mañana por parte de agentes de Control Urbano municipal, con un fuerte apoyo de camionetas y patrulleros de Gendarmería, a todos los vecinos que viven sobre la barranca o al límite de ella.

Si bien la saturación de las fuerzas federales ya no sorprende al barrio, porque los gendarmes se encuentran desde hace dos semanas en Tablada, lo cierto es que esos agentes brindaron ahora una ayuda clave a Control Urbano.

En ese contexto, les ordenaron a los dueños o responsables el retiro inmediato de autos, rodados precarios, canoas y hasta embarcaciones ubicados sobre esa margen.

Asimismo, el municipio prometió regresar hoy al lugar para retirar objetos o rodados que estaban abandonados en la vía pública.

A los vecinos también les advirtieron sobre la prohibición de realizar construcciones y generar asentamientos en las cercanías de la autovía y en los terrenos que funcionan como espacios verdes, reservorios de excedentes pluviales y desagües.

Los trabajos incluyeron el despeje, poda, escamonda, desmalezamiento y desratización en las adyacencias a avenida Belgrano.

"Hay un relevamiento actualizado de asentamientos con familias y otros a punto de construir, lo cual se impidió para que sigan avanzando. Les dimos la oportunidad de que retiren voluntariamente sus elementos. Caso contrario, lo haremos nosotros, siempre con el apoyo de Gendarmería", señaló a La Capital el director de Control Urbano municipal, Osvaldo Aita.

El sector a intervenir comprende toda la colectora en el área de 27 de Febrero, Bajo Ayolas y acceso sur. Los inspectores fueron a cada una de las casas de material a notificar la medida. "No me molesta. Sé que el auto no tiene que estar ahí, pero como se rompió quedó en el lugar para los repuestos. No tenemos problemas en sacarlo y que venga Gendarmería es mucho mejor, una seguridad para todos", dijo Andrea, en la puerta de su vivienda ubicada en colectora al 3400.

Otra vecina reclamó: "Que manden Gendarmería para el lado de Amenábar, Beruti, Falcón". Luego afirmó que "hay mucha gente en la barranca, con casitas en medio del barro, algo impresionante". La mujer admitió que "estaría bueno que los saquen", pero también exigió "que les consigan una vivienda".

"Estamos relevando todo el espacio público en la rampa de colectora, entre 27 de Febrero y Ayolas. La línea de árboles se ha podado para tener una mejor visión y evitar futuros asentamientos", indicó Aita. Y resaltó: "Liberaremos pequeñas construcciones, que no son hogares sino espacios precarios a futuro, también con la asistencia de Parques y Paseos y Defensa Civil".

Cambios. La intervención urbana abonó la transformación que la ciudad viene experimentando con la reciente saturación de 2 mil uniformados federales en zonas conflictivas (ver aparte).

La presencia de los 35 agentes de Control Urbano y los gendarmes (con chalecos antibalas y armas largas) se dio un día después del cumplimiento de un desalojo ordenado por la Justicia en Maradona y Circunvalación, en un predio de un privado.

Asimismo, la intervención de ayer sumó a operarios de cooperativas, que pintaron las barreras de concreto que dividen ambas manos de la avenida, que habían sido intervenidas por las hinchadas de algunos clubes de fútbol de la ciudad.

Anti motochorros

El presidente del Concejo, Miguel Zamarini, y el edil radical Jorge Boasso, autores de la iniciativa para prohibir el expendio de combustible a vehículos sin patente, se reunieron ayer con el titular del Sindicato de Obreros de Estaciones de Servicio, Ismael Marcón, para evaluar los alcances del proyecto. En ese sentido, avanzaron en la idea de colocar la chapa patente en el casco de los conductores e instalar una línea gratuita (0800) para realizar denuncias y software para escaneo de patentes y obtención de documentación de vehículos. De avanzarse con esas medidas, los estacioneros avalarían el proyecto de los ediles y expenderían combustible sólo a autos con patente y a motos que, además de llevar la chapa, coloquen el numero de la misma en el casco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario