Edición Impresa

Cómo emprender en tiempos tumultuosos a parir de la Experiencia Endeavor

Los empresarios reunidos explicaron las oportunidades que surgen en épocas de turbulencias y el aporte que desde ese sector se puede hacer a la economía local.

Domingo 28 de Septiembre de 2014

La lógica indica que los momentos de expansión económica son los más propicios para generar negocios porque el aumento de la demanda provocada por un mejor nivel de ingresos le da de comer a muchos. Sin embargo, los emprendedores —y puntualmente en la Argentina— reconocen en las crisis la mejor oportunidad. De ese modo, lo que puede ser una palanca para despegar económicamente en el plano individual, también es una chance para diversificar la matriz productiva del país y, en el mejor de los casos, consolidar un proceso de sustitución de importaciones.

"Cuando hay una crisis es el mejor momento para hacer las cosas", dijo el empresario y emprendedor Tito Loizeau, fundador de la agencia de promociones Promored y de las conocidas tiendas Barbie Store, quien explicó su trayectoria y su trabajo en la Experiencia Endeavor 2014 que se realizó en Rosario y que contó con una masiva concurriencia.

Para Loizeau, "cuando las cosas están calmas los proveedores atienden y todos están más predispuestos a ayudar porque necesitan trabajo". En un momento en el cual la economía se retrae, todos los eslabones de la cadena productiva necesitan ponerse en movimiento y frente a una demanda puntual, se activan. "Hay más oferta porque la gente necesita trabajar, si necesitás un ingeniero, un especialista en software, lo conseguís rápidamente. Por eso hay tantos emprendimientos en países en crisis", reflexionó y consideró que "increíblemente las crisis muchas veces son el mejor momento para emprender".

En ese sentido, consideró que desde el emprendedorismo se puede contribuir a la consolidación de una industria nacional, pero también advirtió sobre los límites que eso tiene. "Que la industria argentina se promueva es una muy buena idea, pero es impensable que en el país podamos hacer todo", dijo y cuestionó una política estática de cierre de importaciones. "No es posible prohibir que entre todo y pretender que se haga todo en el país, no es posible porque tenemos un mercado chico y nuestros costos logísticos al mundo son muy altos", dijo y puso el ejemplo de los microchips "aquí sería ridículo pensar en hacerlos, no hay mercado y para nosotros sería imposible mandarlos a China", dijo.

Sin embargo, el creador de la empresa social biotecnológica MamaGrande, Eduardo Mercovich, analizó la ecuación de costos desde otro punto de vista. Bajo un modelo de empresa social, el emprendedor explicó que "hay un costo que tiene la importación de productos que no se mide en pesos o dólares y tiene que ver con la vida". Explicó que "para traer algo por ejemplo de China porque es más barato, tenemos que quemar petróleo y estamos usando una cantidad de servicios ecosistémicos que usamos y consumimos, que generalmente no los contamos en ningún lado".

Por eso, a su juicio, "tener una industria local más fuerte, más allá de la cuestión económica y nacional, tiene que ver con entender que hay un costo en vida mucho menor que traer algo desde miles de kilómetros, desde el otro lado del mundo".

La mejor oferta.Para el presidente y CEO de Mercado Libre.com, Marcos Galperín, el acento tiene que estar puesto en el producto o servicio que se ofrece, lo que será en si mismo una garantía más del éxito y una oportunidad para el empresario y para el propio país. El ejecutivo explicó ante la multitudinaria audiencia —mayoritariamente joven— de Experiencia Endeavor 2014 su recorrido de estudiante a emprendedor hasta el presente que lo ubica entre los empresarios más exitosos de América latina. "La ventaja ante la competencia siempre está en enfocarse en algo que es bueno y estar orgulloso de eso", pero sin olvidarse que, al menos en el mercado de la tecnología e Internet, "siempre gana el que tiene el mejor producto", dijo.

Aunque la compañía de ventas por internet es líder en Latinoamérica y dejó en el camino a experiencias similares, para Galperín las metas por alcanzar aún son muchas. "No logramos ponernos adelante de la ola. Un tercio de los que usan Mercado Libre.com lo hace a través del celular y hasta hace poco no teníamos aplicaciones para móviles", dijo a modo de autocrítica.

De todos modos, la compañía sigue posicionándose desde la Argentina como una plataforma mundial en su rubro y para eso capacita anualmente a más de 100 personas al año en el Silicon Valley, lo que le afianza su presencia internacional.

varias escalas. El impulso del emprendedorismo tiene en la Argentina un terreno fértil, por los propios ciclos económicos de crisis y bonanza que protagonizó el país en las últimas décadas. Eso no sólo potenció el desarrollo de ideas y proyectos innovadores, sino el perfeccionamiento de instrumentos de financiación por la vía extra bancaria para respaldarlos.

Aunque con una escala diferente, la experiencia de la compañía Roses are Roses que proyectó y plasmó la ex modelo y actriz Andrea Frigerio, muestra las oportunidades que ofrece un mercado de nicho. La empresa está orientada a una suerte de "perfumería de autor", que se presenta como una alternativa ante las tendencias de fragancias uniformadas. "Busque volver a los orígenes de la perfumeria, que es vincular los aromas a las emociones vinculadas con los recuerdos, y que son en definitiva, los orígenes del hombre", definió la empresaria.

Con seis locales instalados —todavía ninguno en Rosario—, el emprendimiento familiar fue tomando cuerpo a lo largo de estos años y busca consolidarse como una alternativa "con identidad frente a globalización" que "hacía que todas las mujeres usáramos el mismo perfume porque se usaba", dijo. Para eso, Frigerio no sólo apeló al conocimiento del mundo de la moda sino además a otros más ligados a sus orígenes que la biología, estudios que encaró antes de iniciar su carrera artística.

"Intentamos recuperar los recurdos a través del olfato", explicó la actriz y aconsejó aplacar el vértigo "teniendo fe en uno mismo", pero al mismo tiempo poner "pasión" y profesionalismo en el proyecto para que se transforme en una realidad concreta.

innovación constante. Aunque fue el más joven de los expositores del encuentro en Rosario, Máximo Cavazzani, creador del famoso juego "Preguntados", repasó una larga historia de aciertos que lo ubican hoy en el podio de los emprendedores más reconocidos. "Hagan, reflexionen honestamente, cambien y vuelvan a empezar", dijo el CEO de Etermax, quien reconoció que el motor para ser un emprendedor fue el hecho de que "siempre quise algo mío", dijo este ingeniero en informática de 28 años.

Cavazzani explicó que la primera meta que se puso para evitar repetir fracasos fue "empezar y terminar algo", situación que nunca podía consolidar y que logró hacerlo cuando creó el primer programa para comprar y vender acciones por Internet, que en 2008 tuvo como usuarios a más de 500 mil usuarios corporativos (principalmente cuentas de bancos y casas de acciones).

Luego de venderle esta innovación a uno de los brokers más grandes de Estados Unidos continuó con desarrollos que lo orientaron a un público más masivo. "No quería desarrollar juegos y terminé creando Apalabrados que fue la aplicación más bajada en España en 2012", dijo sobre otro de sus éxitos.

Su consejo es concientizarse de que "las ideas no valen nada", sino que "lo que vale es la capacidad para llevarlas adelante", por eso explicó que "no todo el mundo puede ser emprendedor, sino sólo aquel que sabe y está preparado para fallar, para aprender de eso y volverlo a intentar".

la empresa social. En tanto, Mercovich, de MamaGrande, insistió dio una vuelta de tuerca sobre el modelo de la empresa capitalista tradicional y presentó la experiencia de una "empresa social". La experiencia de la compañía de biotecnología que transforma efluentes cloacales y de industrias alimenticias y la transforma en agua potable mediante la utilización de plantas (lentejas de agua), es para Mercovich una meta para pensar el futuro de otra manera. "El que se hace emprendedor sólo por dinero, está vendiendo su vida; el que lo hace para mejorar, está invirtiendo su vida", dijo.

Con una planta en Totoras que tiene capacidad para tratar el agua equivalentes a dos ciudades del NOA, la empresa se presenta como un modelo que desde el ámbito público se puede replicar a gran escala. "Hay varios organismos del Estado que nos están siguiendo muy de cerca y con los cuales estamos trabajando", dijo el emprendedor y citó el caso de la Secretaría de Recursos Hídricos de la Nación que "manifiesta estar interesada en aplicar este modelo en varios lugares del país porque hay muchas poblaciones que tienen 20 a 50 mil habitantes que no pueden armar una planta compacta de procesamiento", dijo.

Mercovich señaló que también pensando en este concepto de empresa social y por una cuestión concreta de escala, cuando terminen de armar y probar todo el proceso abrirán la tecnología. "No vamos a patentarla sino que vamos a liberarla ya que MamaGrande ni aún queriendo podría hacerse cargo del tamaño del problema que existe", dijo y explicó que pensando sólo en un corte por área geográfica (se necesita temperaturas templadas para que el sistema funcione), "estamos hablando de que dos tercios de la población del mundo podría limpiar el agua de esta manera", agregó.

Ante las más de 2.000 personas que se inscribieron para la última edición de Experiencia Endeavor (un 20 por ciento más que el año pasado según los organizadores) los empresarios contaron sus experiencias, pero también hubo un espacio de encuentro entre emprendedores que buscan financiamiento e inversores. A través de las sesiones de "speeednetworking" los interesados presentaron sus ante quienes disponen del capital para financiarlo. De ese espacio denominado "conecta inversor", participaron nueve emprendedores y seis inversores entre los que se encontraban las firmas Nazca, Naranya, Cites, Incutex, Wayra y Njambre Factoría (ver página 6).

"Esta es una ciudad emprendedora, innovadora y desde el Estado queremos seguir acompañando a empresas como estas que generan capital social", puntualizó la intendenta Mónica Fein, haciendo extensiva la intención política a la Municipalidad y a la provincia.

La mandataria local recordó que en Rosario existe la herramienta de la iniciativa privada que permite que "podemos junto a Endeavor encontrar cosas para trabajar juntos".

"Del sueño de cada uno de ustedes no sólo depende su futuro personal sino también el de la ciudad", señaló la intendenta.

También el secretario de Estado de Ciencia, Tecnología e Innovación de Santa Fe, David Astegiano, disertó durante el inicio de la 8º edición de Endeavor

Sobre el final de la jornada se desarrolló el espacio "Endeavor Connects", mentorías grupales con emprendedores y mentores expertos de la red, donde se analizaron temas vinculados con las herramientas fundamentales para encarar una actividad y lograr que perdure en el tiempo como: estrategias financieras, gestión de capital humano, la importancia de saber qué buscan los clientes, gestión de personas, ventas, entre otras.

Pero, como ya está acostumbrado el auditorio de Endeavor, los emprendedores también llegaron para decirles que el camino no es fácil. Así lo detalló Loizeau (de Barbie Store), quien con su idea sedujo a la multinacional Mattel pero fue a fuerza de muchos fracasos, como los definió. "Los emprendedores estamos programados para el éxito rápido, y eso no es así, incluso hasta los fondos de inversión te preguntan cuándo salen del negocio antes de entrar", dijo y llamó a trabajar "menos en los años productivos entre los 25 y los 40 y hacerlo más a largo plazo hasta los 90".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario