Edición Impresa

Cómo cambió en una década el gasto público municipal

Un informe de Fundación Apertura analizó la estructura de ingresos y egresos. El peso de los servicios resta recursos a los fondos para obras.

Domingo 01 de Diciembre de 2013

La mitad de los ingresos del municipio de Rosario se destinan al pago de sueldos, aportes al sistema jubilatorio y obra social del personal. También creció exponencialmente la inversión en recolección de residuos, que ya llega al 12 por ciento del total de recursos. Los subsidios al transporte público superan el 2 por ciento y los gastos en seguridad empiezan a tener su peso presupuestario.

Esas son algunas de las conclusiones de un extenso informe que presentó la Fundación Apertura en su reunión de fin de año. El trabajo es el producto del estudio sistemático que realiza la entidad desde hace tiempo para "fomentar la participación pública en el mejoramiento de la gestión estatal". En este caso, analiza diez años de presupuesto municipal, con la intención de captar a través la evolución del gasto público, las nuevas demandas que fueron absorbiendo los gobierno locales y su impacto en la asignación presupuestaria.

El presidente de la Fundación Apertura, Esteban Hernández, destacó que la "abundante información de gestión" que brinda la Municipalidad, permite detectar problemas estructurales "que pueden ser similares a los que se presentan en otras ciudades del país".

El estudio se conoció en el momento en el cual a nivel local se está discutiendo cómo se conformará el esquema de gastos y recursos para 2014 contenido en el proyecto de presupuesto que la intendenta Mónica Fein envió al Concejo y en el cual el Ejecutivo local busca echar mano de aumentos de tasas para sumar fondos a las arcas municipales.

Entre los datos relevantes recogidos por los investigadores de la fundación, figura el presupuesto asignado a solventar la masa salarial. Se señala que la mitad de los ingresos municipales van a ese rubro, sea por el pago de sueldos, y aportes al sistema jubilatorio y la obra social de los empleados municipales.

La dinámica de ese rubro se aceleró. Entre el 2004 y el 2006, la participación relativa de este gasto era del 35 por ciento; entre 2007 y 2008 fue del 40 por ciento. Y en 2011 representó el 47 por ciento del gasto total de la administración central.

"Hoy los sueldos de los agentes, que trabajan seis horas por día, son en promedio 90 por ciento superiores a lo que cobra un trabajador o empleado de la actividad privada; la mejora es condición previa y sustancial para lograr una mejor prestación de servicios, pero sólo se podrá sostener en el tiempo con un salto de productividad que permita ampliar la capacidad de atención a los ciudadanos", señaló Hernández.

Al analizar el presupuesto por jurisdicción, los especialistas de la Fundación Apertura destacaron que la salud pública se lleva entre el 28 por ciento y 29 por ciento del presupuesto. "Este rubro, además, siempre se sobre ejecuta, generando sub ejecuciones en otras actividades, como las obras públicas", destacó Hernández, quien aclaró que la salud atendida por la municipalidad recibe desde hace cuatro años transferencias compensatorias parciales de la provincia de Santa Fe. Este año, dijo, significarán 340 millones pesos.

La gestión de Mónica Fein comenzó a gestionar con más intensidad el desembolso de fondos provinciales para paliar los gastos en salud pública que enfrenta Rosario, un punto que si bien tuvo sus modificaciones cuando el gobierno socialista comenzó a gobernar la provincia, aún presenta puntos débiles en materia de asignaciones a los grandes municipios como el rosarino, que reciben una fuerte demanda regional en este sentido.

Así, a nivel presupuestario, la frazada se acorta. Por cambios políticos y gremiales pero también por una ampliación del espectro de demandas que cubren los gobiernos locales. En todo caso, "los nuevos compromisos asumidos por la municipalidad le impidieron continuar con el ritmo de inversión en obras públicas", señaló Hernández.

El análisis de la fundación concluye que los incrementos en seguridad, transporte público, y recolección de residuos, "se comieron la mitad del presupuesto destinado a obras públicas, lo que equivale a un monto que serviría para pavimentar todas las calles de la ciudad en tres presupuestos".

La Fundación Apertura enfatiza que el gasto en recolección de residuos, incluido el del Servicio Urbano de Mantenimiento Ambiental Rosario, creció exponencialmente. Hoy representa el 12 por ciento del gasto total, cuando hace 10 años era el 5 por ciento. El salto se dio cuando los empleados del sistema pasaron del convenio colectivo de recolectores al de camioneros.

Los subsidios y aportes de capital para el transporte público representan entre el 2 por ciento y el 3 por ciento del gasto total. Por otra parte, el municipio invierte el 2 por ciento de sus recursos en atender la problemática de la seguridad. Tanto seguridad como transporte público son gastos que en la década del 90 no gravitaban en las cuentas de la municipalidad.

"Es importante que se sepa que tanto la salud pública, como la seguridad, la recolección de residuos, y el transporte, son esfuerzos estructurales que deben seguirse de cerca para pensar cómo impactarán en las arcas de la ciudad", señala Hernández.

El presidente de la Fundación Apertura subrayó la necesidad de dar una "discusión seria y permanente" sobre la evolución del gasto público.

"La presión fiscal consolidada, es decir lo que aporta un ciudadano para los gastos del Estado nacional, el provincial y el municipal es alta; y no se puede resolver la gestión de los Estados sólo aumentando los impuestos, es imprescindible saber cómo se gasta en los tres niveles para poder, desde la ciudadanía, generar propuestas que permitan mejorar la gestión pública.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS