Edición Impresa

Comienza el sexto juicio a represores en Rosario

Será juzgada la patota que operaba en el centro clandestino que funcionaba en el Servicio de Inteligencia de la policía provincia.

Jueves 13 de Febrero de 2014

Mañana, a las 10, en el edificio de los Tribunales federales comenzará el sexto juicio oral y público contra represores de la dictadura cívico-militar realizado en Rosario. Será juzgada parte de la patota que intervino en el centro clandestino de detención que funcionó en el ex Servicio de Informaciones de la policía de Dorrego y San Lorenzo.

"Nast, Lucio Cesar s/ homicidio, violación y tortura y sus acumuladas", es la carátula del expediente que se desprendió en su momento de la mega causa Feced, que tuvo una primera tanda de condenados en 2012, cuando se sentenció a prisión perpetua al ex jefe del Segundo Cuerpo del Ejército Ramón Genaro Díaz Bessone, al igual que al torturador José Lo Fiego, quien volverá a estar en el banquillo de los acusados desde mañana. En aquella oportunidad también fueron penados con 25 años de cárcel Mario Marcote y con 12 y 10 años Ramón Vergara y José Scortecchini.

Según un informe sobre la causa preparado por el equipo jurídico de la organización Hijos Rosario, en el proceso se juzgarán graves crímenes de lesa humanidad cometidos contra cuarenta detenidos políticos, entre los que se incluyen los delitos de privación ilegal de la libertad, aplicación de torturas y violaciones, por los que están acusados diez represores del ex Servicio de Informaciones de la policía (SI). Además se ventilarán los homicidios de Conrado Galdame, y los ciudadanos peruanos Rory Chuang Céspedes y María Antonieta Chuang Céspedes.

Los represores que juzgarán son Eduardo Dugour, Ernesto Vallejo, Pedro Travagliente, Ovidio Marcelo Olazagoitía, Julio Héctor Fermoselle, Ramón Telmo Alcides Ibarra, Carlos Ulpiano Altamirano (único imputado de homicidio en este expediente), Lucio César Nast, José Rubén Lo Fiego (ya condenado a prisión perpetua) y Ricardo José Torres.

Conrado Galdame fue secuestrado el 16 de diciembre de 1978 por la patota de Feced y asesinado en el mismo Servicio de Informaciones donde había sido torturado.

El caso se completó con el montaje de un supuesto enfrentamiento armado, en un operativo en el que la patota —luego del asesinato a Galdame—, se dirigió al domicilio de Conrado y asesinó a dos habitantes de la casa: los hermanos Rory Chuang Céspedes y María Antonieta Chuang Céspedes (ciudadanos peruanos).

El caso Galdame fue parte del juicio a las Juntas Militares y fue reabierto después de la derogación de las leyes de impunidad, donde declararon cinco testigos.

"La causa planteó un problema en su origen para el seguimiento del juicio y por ende en la pelea por el castigo a los responsables de crímenes de lesa humanidad, y es que la causa quedó sin querellantes, lo que significa una clara limitación a la hora de presentar pruebas, exigir pericias y participar activamente en la causa", señaló Hijos en un comunicado.

"Al no encontrar en su momento un familiar directo de las víctimas de esta causa, como sí sucede en otras, fue que en su momento hemos decidido hacer uso de nuestra personería jurídica y presentarnos como organización para poder movilizar el expediente" añadieron desde Hijos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario