Edición Impresa

Comenzó la puja por la integración de la Corte cuando la deje Zaffaroni

En enero el máximo tribunal quedará con cuatro miembros. Polémica por los nombres en danza para el reemplazo de Raúl Zaffaroni en enero próximo y el número de ministros.

Jueves 16 de Octubre de 2014

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ratificó ayer que no habrá cambios en la composición de la Corte Suprema de Justicia ya que la ley establece que "tiene que funcionar con cinco integrantes", y en el oficialismo comenzaron a rodar los primeros nombres para el reemplazo de Raúl Zaffaroni en enero próximo, lo que ya disparó una polémica entre la UCR y el PRO.

Capitanich destacó que la ley 26.183 establece la integración de los miembros de la Corte en un proceso de carácter secuencial, de 7 a 5", por lo que negó que el gobierno evalúe volver a ampliar el cuerpo.

"Valoramos la independencia del Poder Judicial", aseguró el jefe de ministros, y recordó que "el decreto 222 del año 2003", firmado durante la Presidencia de Néstor Kirchner, "generó las condiciones para que los jueces de la Corte puedan tener un proceso de integración sobre la base de concurso, antecedentes, mecanismos de impugnación".

Capitanich se expresó así luego de que el secretario de Justicia, Julián Alvarez, asegurara que cuando se retire Zaffaroni "se puede completar la vacante o revisar el número" de los ministros de Justicia.

"Se pretende generar polémica donde no la hay", se quejó el jefe de ministros, tras analizar que se trató "de una descripción respecto a cómo está vigente el mecanismo".

Vacante. Tras la reciente muerte del juez Enrique Petracchi y el anunciado alejamiento de Zaffaroni al cumplir 75 años, en el oficialismo se empezaron a barajar nombres para su posible reemplazo. El senador Aníbal Fernández aseguró que "hay dos o tres" que "reúnen las condiciones" para integrar el máximo tribunal, aunque no dio más detalles. "Hay dos o tres nombres que podrían comprender esa situación, no hay que volverse locos. No creo que (la Corte) tenga que quedarse con cuatro miembros, estarían dadas para que el gobierno presentar a un candidato de consenso", señaló.

Además, afirmó que el oficialismo cuenta con "el número" de integrantes de la Cámara alta necesarios para aprobar un nombramiento propuesto por el Ejecutivo.

"Podemos aprobar por nosotros mismos", pero "estamos buscando una situación que haga que todos estemos de acuerdo en que lo que se está consiguiendo sea en beneficio para una Corte imparcial e independiente", sostuvo.

Por su parte, la diputada kirchnerista Diana Conti resaltó que le "gusta la figura" del ex ministro de Justicia León Arslanian, "no sólo por su trayectoria, compromiso patriótico y formación intelectual, sino porque —subrayó— es un hombre de consenso, que no generaría que la oposición no consigne su candidatura".

No obstante, avaló los dichos de Julián Alvarez, quien habló sobre la posibilidad de ampliar la cantidad de miembros, y subrayó: "Poder se puede. En democracia los gobiernos han subido y bajado los números de la Corte, en general para consensuar que cada sector político tenga un candidato al que adhiere".

Primer cruce. El PRO y la UCR polemizaron ayer en relación a la futura conformación de la Corte. Los legisladores nacionales del macrismo le pidieron formalmente a sus pares del radicales que "no aprueben propuestas del gobierno a cambio de que le nombren un juez de su partido" en el alto tribunal, lo que fue rechazado por la conducción del comité nacional de la UCR.

El documento del PRO no alude a ningún candidato en particular (además de Arslanian es mencionado el ex diputado radical Ricardo Gil Lavedra), pero responde al hecho de que la designación de un nuevo juez requiere un acuerdo entre oficialismo y oposición.

Gil Lavedra había calificado como "un excelente candidato" a Arslanian, quien meses atrás fue nombrado conjuez de la Corte tras ser elogiado por el radicalismo.

"Esperemos que el radicalismo honre su mejor tradición de defender una Justicia de la ley y no una Justicia del poder y no apruebe propuestas con el gobierno para buscar impunidad a cambio de que le nombren un juez de su partido", disparó el PRO.

En respuesta, la UCR dijo que "no va a aceptar que se altere el marco normativo que regula la composición de la Corte ni la nominación de nuevos miembros hasta que haya un nuevo gobierno en 2015" y pidió "seriedad" al PRO.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario