Edición Impresa

Coldplay regresa a las bateas con una terapia para corazones rotos

La exitosa banda británica editó "Ghost Stories", un disco de canciones melancólicas y reflexivas. Chris Martin habló sobre su nuevo trabajo, marcado por su reciente separación de la actriz Gwyneth Paltrow.  

Lunes 26 de Mayo de 2014

"Ghost Stories", el nuevo disco de Coldplay, no deja lugar a dudas: el cantante Chris Martin tiene el corazón roto, como se refleja en las canciones tristes que se suceden una tras otra. Desde las primeras palabras ("Pienso en ti, no he dormido") habla de pérdida, celos y desorientación. El mismo reconoció que las canciones fueron fruto del proceso de separación de su mujer, la actriz Gwyneth Paltrow. Sin embargo hay luz al final del túnel. "Escribo música como si fuera un diario", dijo en una entrevista con la BBC. "Escribo para sobrevivir", aseguró.

Coldplay se ha convertido en los últimos años en una banda de la que sus fans esperan amargos himnos de estadio. Pero en "Ghost Stories" se tarda siete canciones y 30 minutos de hermosa tristeza hasta que aparece la primera luz a final del túnel. En "A Sky Full Of Stars" los acordes de piano acaban desembocando en el ritmo de baile más desenfrenado que ha ofrecido hasta ahora la banda británica.

Todo estaba planeado de esta forma, asegura Martin. Como una especie de terapia, de salir de un corazón roto para comprender que al final todo tiene solución. "Hemos escrito muchas canciones", contó en una entrevista con la BBC, la única en la que explicó con detalle el lanzamiento de su disco. "Pero la forma en que al final montamos el álbum conforma un viaje para reflexionar sobre las cosas buenas y malas que le ocurren a uno. Y para enfrentarse a ellas en lugar de huir", observó.

El trabajo emocional es parecido al trabajo en un gimnasio, comparó Martin. "Tenés una hora de cinta para correr por delante y te querés escabullir, pero al final uno se siente feliz de haberla recorrido. El álbum es, por así decirlo, 42 minutos de cinta de correr emocional", afirmó.

La recompensa para el dolor es la esperanza y el consuelo: "Puede parecer un álbum desgarrador, pero en realidad es un reconocimiento alegre de que no se puede huir de las cosas por las que la vida nos hace pasar", comentó. La banda es consciente de que "Ghost Stories" no le va a gustar a todo el mundo, pero así debe ser, aseguró el vocalista.

Sin hacerlo explícito, claramente la separación con Paltrow es el eje del disco. Tanto permeó al compositor y líder de Coldplay su rompimiento con la actriz, que ese desbordamiento creativo casi genera una crisis en el interior de la banda, como lo confirmó el mismo Martin. Fue tan grande la tensión que Brian Eno— quien, más que productor de sus anteriores álbumes se ha convertido en el mentor de Coldplay— se vio obligado a sacar al cantante temporalmente de la banda.

"Me echó por unas semanas para lograr que todos recobraran la confianza, porque, para ese momento, yo podía ser demasiado testarudo acerca de cómo debíamos sonar", contó Martin. Y aunque afirma que eso cambió en el proceso, es inevitable sentir que "Ghost Stories" es Chris Martin. El vocalista incluso reconoció que sintió miedo de sus propios "fantasmas". "Hubo un momento en el que sentí que éstos me iban a hundir, a arruinar mi vida y las de las personas a mi alrededor", confesó.

Desafíos. Sin embargo, el líder de la banda admitió que las difíciles etapas de este proceso fueron necesarias. "Pienso que en la vida todos necesitamos rompernos de alguna forma. Todos atravesamos desafíos, sea en el amor o en el trabajo, en tener hijos o en la enfermedad, pero no tenés que huir de todo eso, porque esos colores son los que te desafían", reflexionó. Acerca de su alejamiento temporal de Coldplay, Martin aclaró que las cosas ya están en su sitio: "Hoy estamos muy juntos como banda, sé que soy la cara del grupo en las revistas y esas cosas, pero a lo que siempre volvemos es a esta relación de grupo tan humana y sincera que tenemos", puntualizó.

En el transcurso de una década, Coldplay se convirtió en una banda exitosa que llena estadios con su característica mezcla de melancolía cuidada y el poder de sus guitarras. El cautivador hit "Viva la vida" lanzó a los británicos definitivamente a la fama mundial en 2008. Su pasado álbum, "Mylo Xyloto", de 2011, supone un fuerte contraste con "Ghost Stories", con sus sonidos sintéticos claros, canciones dulces y ráfagas de papelitos de colores en sus conciertos.

Quizá no lo muestre en el escenario, pero Chris Martin no se siente bien en ese papel de estrella, asegura. Y precisamente en la cima del éxito y de una emocionante gira internacional, lo superó la inseguridad y el miedo por el fracaso. Esto también lo sufrió su familia: Paltrow y Martin anunciaron su separación a finales de marzo tras más de diez años de matrimonio y dijeron que cuidarán juntos de sus dos hijos.

El tono optimista del último tema de "Ghost Stories" forma también parte de la autoterapia musical de Martin: "Al final, de alguna manera, todo estará bien", concluyó el cantante.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario