Escenario

Cine / Crítica de "Bo Burnham: Inside": El encierro transformado en arte

Calificación: Excelente. Intérprete, guión, edición y dirección: Bo Burnham. Género: Comedia. Duración: 1h 27m. Exhibición: Netflix.

Domingo 06 de Junio de 2021

Diarios de pandemia hubo, hay y habrá muchos. Demasiados. Todos se parecen. Gente encerrada, angustiada, intentando registrar lo que le pasa con los recursos que tiene a su alcance. Pero “Inside”, el especial de Bo Burnham que acaba de desembarcar en Netflix, es diferente. Es una apuesta a transformar el encierro en arte. El resultado es una joyita que desafía la tan repetida queja de que “no hay nada bueno para ver” en la plataforma más popular de streaming.

Bo Burnham es un comediante, músico, actor y director que se hizo famoso en YouTube. En esa plataforma desembarcó en 2006 con videos caseros. En estos quince años, sus temas satíricos ya fueron vistos más de 52 millones de veces. Pese a ser un verdadero fenómeno para muchos en Argentina aún es un desconocido.

“Inside” es un registro íntimo que Bunham realizó a lo largo de un año -mientras estaba aislado por la pandemia- en una habitación de 4 metros por 4 metros, en su casa de Los Angeles. Lo escribió, lo dirigió y lo interpretó. Una propuesta arriesgada, un experimento inteligente, estéticamente impecable. No necesariamente una comedia, aunque al comienzo del especial el realizador se presente como “un hombre blanco y privilegiado listo para salvar al mundo con sus bromas”.

Bo Burnham: Inside - Coming Soon

Durante la hora y veintisiete minutos que dura “Inside”, Burnham propone un menú de pequeñas piezas que, aunque parecen arbitrarias, están lejos de serlo. Es calculadamente desprolijo. Canta, hace chistes, protagoniza sketches, videoclips, se confiesa, se cuestiona, critica sus privilegios, ríe pero también llora, tiene sexo virtual, se deprime, derrapa. Reflexiona sobre la vida, la muerte, las redes sociales, los vínculos, la soledad. Los dilemas existenciales se presentan tiernos, divertidos, ácidos. Una acidez que hace recordar a episodios de “South Park”. Y hasta cumple años: el espectador es asistente obligado a la solitaria “fiesta”, que en realidad es una cuenta regresiva hasta la medianoche del día de su natalicio.

“Inside” no es un hombre con algunas ideas frente a una cámara. Está claro que hubo horas y horas de edición sobre lo que, se presume, fueron horas y horas de grabación. En el caso de Burnham la pandemia no lo limita, acaso es una excusa. No usa los recursos que tiene a mano, los explota de manera magistral al punto de que el espectador olvida que se trata de un hombre solo encerrado en una habitación. Esa habitación en realidad son muchos mundos.

PD: Al que le guste “Inside” puede continuar con “Make Happy”, algo así como la precuela, otro especial de Bo Burnham pero en formato de stand up.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario