Edición Impresa

Cierre de campaña con el movimiento de Beppe Grillo como protagonista

Reunió a cientos de miles de seguidores en Roma. Bersani cerró en un teatro y Berlusconi se ausentó por razones médicas. La falta de sondeos aumenta la incertidumbre. Existe el riesgo de una situación política bloqueada, sin ganadores claros.

Sábado 23 de Febrero de 2013

La campaña electoral de Italia llegó a su fin ayer, con actos de los principales candidatos. Por dimensiones, sin dudas el acto de cierre más importante fue el del cómico y candidato "antisistema" Beppe Grillo, quien en Roma aseguró haber reunido 800.000 personas. Los actos de sus contendores, Pier Luigi Bersani (Partido Democrático, PD) y Mario Monti tuvieron una dimensión menor, o no contaron con la presencia del líder (Silvio Berlusconi). El resultado de estas elecciones, que comenzarán mañana y terminarán el lunes a mediodía, es muy incierto, lo que podría llevar a Italia a un período de inacción politica, algo fatal para una economía que está bajo la lupa de la Unión Europea y los mercados. Se estima que un 30 por ciento de los votantes se abstendría, principalmente entre los jóvenes.

El favorito, asediado.El líder del PD, Pier Luigi Bersani, llegó al cierre como favorito en los sondeos, aunque cada día más asediado por sus seguidores, Grillo y Berlusconi. En un cuarto lugar se ubica el centrista Monti. Pero los sondeos están prohibidos desde hace dos semanas, lo que ha hecho perder el "termómetro" de la opinión pública en este tramo decisivo. Por esto, y basados en la convocatoria que logran sus actos, muchos creen que Grillo habría superado a Berlusconi en la puja por el segundo lugar en este último tramo de campaña. Obtendría así un éxito histórico para una formación no profesional, como es el Movimiento 5 Estrellas de Grillo.

Bersani cerró su campaña también en Roma, pero en un teatro, con un acto de dimensiones mucho menores, en el que respondió preguntas del público. El primer ministro saliente, Mario Monti, presidió un acto similar en Florencia. A último momento, se supo que por un problema ocular el líder de Pueblo de la Libertad (PDL), Silvio Berlusconi, no presidió su acto de cierre en Nápoles. El tres veces primer ministro envió un mensaje en video.

Escena servida.Por todo esto, la escena estaba servida para que la atención se centrara en la amplia plaza de San Juan de Letrán, en Roma, donde el Movimiento 5 Estrellas y su líder hicieron el acto de clausura. Antes, Grillo recorrió el país con actos que llamaron la atención por su masividad. El 5 Estrellas, a diferencia de los partidos tradicionales no acepta dinero del Estado (que le corresponden por sus varias elecciones regionales previas), y todo el personal que trabaja en los actos, según afirma Grillo, lo hace ad honórem. El mismo se moviliza en una camioneta prestada. Cuando ya era de noche en Roma, Grillo proclamó desde el palco que había 800.000 personas. Y acto seguido lanzó su grito de guerra, dirigido a la clase política: "¡Ríndanse! ¡Se terminó!". Durante el acto hubo incidentes con la prensa italiana, a la que no se le permitió acceder a la zona del palco.

Grillo es un fenómeno difícil de clasificar: su discurso contra la clase política parece típico populismo de derecha, pero muchos de sus planteos son progresistas y ecologistas. Entre sus adherentes destaca el Nobel Dario Fo, un referente histórico de la izquierda italiana.

Resultado reñido.Todos los analistas adelantan que el resultado será muy reñido. "Esta elección no es previsible. Un punto porcentual para cualquiera de los dos lados podría llevar al caos o a un ganador claro", afirmó un encuestador que pidió anonimato debido a la prohibición de dos semanas de sondeos antes de las elecciones. Los analistas están divididos sobre si la centroizquierda de Bersani será capaz de formar una mayoría estable. Se cree que Bersani aventaja por unos pocos puntos a Berlusconi o a Grillo y que tiene una buena posibilidad de quedarse con el "premio" del ganador (55 escaños) que le dará un cómodo control en la Cámara baja. Pero las elecciones dependerán de la carrera senatorial, donde los "premios" son de base regional. Centroizquierda y centroderecha están empatadas en varias regiones clave, incluyendo Lombardía, que es la que detenta el mayor número de senadores.

El experto electoral Roberto D'Alimonte expresó su preocupación de que Monti caiga por debajo del umbral del 8 por ciento para ganar escaños en el Senado en algunas regiones, y afirmó que eso podría ser desastroso para Italia. "El futuro de Italia y de la zona euro dependen de esta variable", declaró el alarmado especialista a la agencia Reuters.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS