Edición Impresa

China: la cúpula comunista guarda fortunas secretas en paraísos fiscales

Al menos 13 familiares de la cúpula y 15 empresarios y ejecutivos estatales atesoran millones en Islas Vírgenes y Samoa. Aparece involucrado el presidente, Xi Jinping.  

Jueves 23 de Enero de 2014

La élite comunista china esconde en paraísos fiscales extranjeros enormes fortunas malhabidas, según un informe de un equipo de periodismo de investigación integrado por varios de los diarios más prestigiosos del mundo. El régimen comunista condenó el informe y redobló la censura online, pero eludió responder preguntas directas sobre el escándalo.

Los parientes del presidente de China, Xi Jinping, y otros líderes políticos y empresariales están vinculados con paraísos fiscales que ayudan a "encubrir la riqueza de la elite comunista", afirma el informe del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (CIPI). Señalaque al menos 13 familiares de los máximos dirigentes y 15 grandes empresarios o ejecutivos estatales abrieron sociedades offshore en paraísos fiscales como Islas Vírgenes o Samoa, después de haber labrado enormes fortunas. Entre ellos están el cuñado del presidente Xi Jinping; el hijo y el yerno del anterior primer ministro, Wen Jiabao; la hija de su antecesor, Li Peng; y el yerno del fallecido Deng Xiaoping, impulsor de la apertura a los mercados de China a fines de los años 70.

Los documentos del CIPI, con sede en Washington, contienen detalles de más de 22.000 clientes de paraísos fiscales, incluida una compañía en Islas Vírgenes perteneciente en parte al cuñado de Xi Jingping. La filtración de más de dos millones de archivos de dos gestoras que operan en las Islas Vírgenes demuestra que estas tramas familiares se aprovechan de paraísos fiscales para enviar el dinero fuera de China a través de empresas creadas ad hoc. Además de miembros de la "nobleza roja", aparecen algunos de los empresarios protagonistas del impulso económico experimentado por China en los últimos 20 años.

Los diarios El País de España, el británico The Guardian, el francés Le Monde, el alemán Süddeutsche Zeitung y la televisión pública británica BBC publicaron el informe.

Las autoridades comunistas se movilizaron rápidamente para impedir que el público chino acceda al informe. Los sitios web de The Guardian, El País, y Le Monde, fueron bloqueados. El acceso al sitio del CIPI fue también bloqueado, así como los noticieros extranjeros que lo citan. Un reportero colocó un vínculo en Internet que conducía al informe en el popular servicio de microblog Sina Weibo, pero también ese link fue bloqueado. Los censores trabajaron a destajo ayer en China.

Igualmente, se "perjudicará la reputación del presidente Xi Jinping y del partido", aseguró el comentarista Zhang Lifan, crítico del régimen. "En estos momentos (Xi Jinping) está pidiendo una lucha decidida contra la corrupción, mientras a la vez se juzga a ciudadanos porque han pedido la publicación del patrimonio de los funcionarios y sus familias", recordó Zhang en referencia al comienzo ayer mismo del proceso penal contra el conocido disidente Xu Zhinyong.

Evasivas.El régimen comunista condenó el informe, al que calificó de "ilógico" y de tener motivos ulteriores. Al ser consultado sobre el informe, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China Qin Gang dijo que "no conocía los detalles de la situación. Pero desde el punto de vista de un lector, la lógica en los artículos relevantes es difícil de creer. Eso no puede sino hacer creer a la gente que existe una intención detrás", manifestó en conferencia de prensa. Al ser preguntado si China investigará y pedirá detalles a los paraísos fiscales, Qin respondió: "Aquellos que están limpios, están limpios, y los que están sucios, están sucios", sin dar más detalles. Ni la oficina de prensa del gabinete ni la agencia anticorrupción del Partido Comunista respondieron pedidos para comentar la información.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS