Edición Impresa

China acusa a EEUU de alinearse con Japón por unas islas en disputa

En una enérgica réplica a Estados Unidos, China acusó a Washington ayer de tomar partido por Japón en un entredicho sobre las islas en disputa en el mar de China Oriental, lo que puso de...

Jueves 05 de Diciembre de 2013

En una enérgica réplica a Estados Unidos, China acusó a Washington ayer de tomar partido por Japón en un entredicho sobre las islas en disputa en el mar de China Oriental, lo que puso de manifiesto la creciente tensión regional al tiempo que el vicepresidente Joe Biden se reunía con gobernantes en Pekín.

En ese marco, el gigante asiático dijo que cuenta con la capacidad necesaria para hacer cumplir la recién declarada zona de identificación aérea, que ha provocado fuertes denuncias de Japón, Estados Unidos y otros países.

Geng Yansheng, portavoz del Ministerio de Defensa, dijo que Pekín está decidida a asegurar que se cumplan sus exigencias. China declaró la zona de identificación aérea sobre el mar de China Oriental a finales del mes pasado y dijo que todos los aviones que entren a la amplia zona deben identificarse y seguir las instrucciones de las autoridades chinas.

Geng dijo que las fuerzas armadas del país son "plenamente capaces de ejercer el control efectivo" de la zona, que cubre varias islas en disputa y parte de zonas similares de Japón y Corea del Sur. El vocero hizo esas declaraciones poco antes de que Biden se reuniera con el presidente Xi Jinping.

Biden salió con semblante adusto del encuentro a solas con Xi, que duró bastante más de lo previsto. No habló luego de las diferencias entre la nueva zona de defensa aérea y en cambio dijo que debe haber un "nuevo modelo de cooperación entre los países grandes".

Las relaciones entre Estados Unidos y China deben basarse en la confianza y en una apreciación positiva de cada uno sobre los motivos del otro, agregó.

Biden precedió este comienzo incómodo de una serie de reuniones oficiales en Pekín con un discurso en el cual exhortó a los jóvenes chinos a cuestionar la ortodoxia y el statu quo. Con su descripción de la cultura intelectual liberal y permisiva que según él impera en Estados Unidos, el presidente trazó implícitamente un contraste con el régimen autoritario del gobierno chino.

Ni Biden ni Xi mencionaron públicamente sus diferencias en torno a una disputada zona de defensa aérea en la que China está enfrentada con Estados Unidos y sus aliados asiáticos.

Sin embargo, un editorial del diario estatal China Daily acusó a Washington de "hacer oídos sordos a las provocaciones de Tokio", hecho que calificó de "causa fundamental de las tensiones".

Añadió que "Estados Unidos apunta erróneamente el dedo acusador a China por cambiar «unilateralmente» el «statu quo» en el mar de China Oriental".

Después del primer encuentro con Xi, Biden afirmó que la relación entre las dos grandes potencias afectará significativamente el curso del siglo XXI.

Y si Estados Unidos y China pueden encauzar correctamente esa relación, las posibilidades son ilimitadas, agregó el funcionario en momentos en que se permitió brevemente el ingreso de los periodistas después de la reunión entre ambos líderes.

Biden dijo que viajó a China debido a que las relaciones complejas requieren un contacto sostenido a alto nivel. Agregó que la franqueza y actitud constructiva de Xi le dejaron una impresión indeleble.

Los dos líderes mantuvieron una segunda reunión en la que participaron delegaciones más numerosas y por la noche se realizó una cena de trabajo.

Un día antes, Biden había prometido plantear la preocupación por la zona de defensa aérea "muy específicamente" a Xi y otros líderes chinos por considerar que la medida china era muy inquietante.

"El mundo en general no está tranquilo", afirmó Xi por medio de un intérprete, y agregó que las dos potencias tienen responsabilidades importantes para mantener la paz.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS