Edición Impresa

Chile: Bachelet y Matthei, a la caza de los que no votaron en la primera vuelta

El abstencionismo de más del 50 por ciento abrió interrogantes sobre la efectividad del sufragio voluntario. Las candidatas intentan convencer a los electores apáticos de concurrir a las urnas el próximo 15 de diciembre.  

Miércoles 20 de Noviembre de 2013

La abanderada opositora y ex presidenta de Chile Michelle Bachelet y la oficialista Evelyn Matthei se lanzaron ayer a una frenética caza de los votantes que no sufragaron el pasado domingo para motivarlos a participar en el ballotage del 15 de diciembre próximo. El amplio triunfo de la oposición, con un 47 por ciento de frente al 25 por ciento de Matthei, no le fue suficiente a Bachelet para ganar en primera vuelta la elección presidencial en la que por primera en la historia política del país, participaron nueve candidatos y donde el voto era voluntario. De los 13,5 millones habilitados para concurrir a las urnas sólo participaron poco más de 6,6 millones, es decir sólo la mitad de las personas habilitadas para ello. Por otra parte, la abstención del 50 por ciento superó los votos de cualquiera de los candidatos, lo cual abrió un interrogante sobre el verdadero ganador de estas elecciones y la efectividad del sufragio voluntario.

Por eso, y apenas terminado el acto electoral, los respectivos comandos de las candidaturas comenzaron a sacar sus cuentas y advirtieron que la tarea más importante de los próximos días es convencer a esa gran masa de chilenos de la necesidad de concurrir a las urnas. Tanto Bachelet como Matthei anunciaron lo que llamaron un gran "despliegue territorial" que realizarán por el por el país, acompañadas de parlamentarios que fueron electos en los pasados comicios.

Sin embargo, hay dirigentes en el oficialismo que si bien están de acuerdo en que la abstención los perjudicó en sus pretensiones, creen que hay otras motivaciones más importantes. "La culpa no la tiene la abstención, la tenemos nosotros que no hemos cambiado", declaró el senador Hernán Larraín, de la derechista Unión Demócrata Independiente (UDI), el partido de Evelyn Matthei. "Necesitamos realizar una completa reflexión que incluya la crítica y la autocrítica que corresponde", añadió el parlamentario, que lamentó la debacle que sufrió su colectividad que de 38 bajó a 28 su representación parlamentaria.

El Congreso. Todas las pérdidas del oficialismo se fueron a la oposición, que consiguió aumentar de 57 a 68 sus diputados, en un Parlamento de 120 miembros. En el Senado, la UDI, el partido que fue el sostén político de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), tuvo unas de sus derrotas más sentidas al perder a sus dos candidatos en la emblemática región metropolitana de Santiago, la más grande del país. Así las cosas, de llegar al gobierno Bachelet, que contará con un Congreso más favorable, podría llevar adelante algunas de las promesas de campañas como la reforma tributaria para hacer los cambios en educación y en otras deberá negociar con los serán probablemente sus opositores.

Si nada extraño ocurriera hasta los comicios de diciembre, todo indica que Bachelet, la única mujer que ha gobernado en toda la historia de Chile será electa para un nuevo período presidencial (2014-2018). Para Matthei, la tarea es más difícil como lo admiten dirigentes de la alianza derechista, porque, a los 25 puntos que consiguió el pasado domingo, debe reunir otros veinticinco para derrotar a la candidata de la centroizquierda.

Dos caminos. Bachelet dijo ayer que para el ballotage del 15 de diciembre los chilenos deberán elegir entre el Chile del continuismo o en el que hay que hacer cambios profundos, representado por la centroizquierda. Bachelet habló ante un grupo de sus partidarios, en Independencia, al noroeste del país, desde un escenario donde la acompañaron las diputadas electas comunistas Camila Vallejo y Karol Cariola, ambas ex líderes de las revueltas universitarias de 2011, que pusieron en dificultades al gobierno del centroderechista presidente Sebastián Piñera.

Otros dos ex líderes universitarios, uno de izquierda y otro independiente, formarán una bancada de jóvenes que refrescarán la Cámara de Diputados, dominada por una mayoría de políticos que se han reelecto varias veces, ya que se han negado a limitar las reelecciones, al igual que en el Senado. También la acompañó la diputada socialista Maya Fernández, nieta del derrocado presidente Salvador Allende.

Mientras la ex mandataria cumplía su segundo día de campaña con miras al ballotage, su competidora oficialista Evelyn Matthei no desarrolló actividades en terreno, y el lunes recibió en su residencia a varios de los parlamentarios electos de la coalición centroderechista. "Tenemos que construir un triunfo nacional contundente el 15 de diciembre, porque, de nuevo, no hay carrera corrida, no hay que sentarse en los laureles", dijo Bachelet, en alusión a que aunque sobrepasó por 22 puntos porcentuales a Matthei, no fue electa en primera vuelta porque no obtuvo la mitad más uno de los sufragios válidos.

Joaquín Lavín dimitió como jefe de campaña en la centroderecha

El jefe de campaña del comando presidencial de candidata derechista Evelyn Matthei, Joaquín Lavín, renunció ayer porque entiende que el pueblo chileno dejó en claro en las elecciones del domingo que quiere una renovación política. Tras sostener reuniones con el comando, el "generalísimo" (como llaman en Chile al jefe de campaña de la derecha) aclaró que el cambio que el sector necesita ahora, sobre todo de cara al ballotage, "hay que construirlo inmediatamente en esta campaña". "Siento que cumplí mi deber. Siento que para ganar el 15 de diciembre, lo mejor es un gesto de audacia y renovación y que la campaña sea asumida por un equipo con nuevos rostros, una generación sub 40 de la centroderecha que no está marcada por el pasado ni por rencillas personales".

Triunvirato. Matthei tiene por delante la dura prueba de enfrentar en la segunda vuelta a Bachelet. Por eso señaló que "vamos a tener una nueva generación para la segunda vuelta" y anunció que la jefatura de su campaña para la segunda vuelta la ejercerá un triunvirato: la diputada de Renovación Nacional, Karla Rubilar; el alcalde de la comuna de Estación Central y militante de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Rodrigo Delgado; y el diputado electo independiente, Felipe Kast.

Mientras, las nueve fuerzas políticas que compitieron el domingo último en las generales en Chile tienen hasta hoy para retirar de la vía pública de Santiago los afiches y otras formas de propaganda utilizada durante la campaña electoral. El plazo, estipulado por ley, se extiende hasta el tercer día después de las elecciones, lapso en el que los partidos políticos deben retirar todo tipo de propaganda colocada en la vía pública, tarea que será fiscalizada por la fuerza policial. La campaña para la segunda vuelta se extenderá entre el domingo 1º y el jueves 12 de diciembre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS