Edición Impresa

Charlaba en la vereda y lo mataron por la espalda

Vicente Dionisio Fernández tenía 35 años, siete hijos y se ganaba la vida cuidando autos en el parque Hipólito Yrigoyen, frente al monumento al Che Guevara, en la zona de 27 de Febrero y Laprida. El viernes a la noche el hombre estaba charlando con uno de sus hermanos y un vecino en inmediaciones de Entre Ríos y Juan Domingo Perón, en el barrio Ibarra de Villa Gobernador Gálvez, donde supo vivir. Entonces recibió tres impactos de bala que le provocaron la muerte. "Mi marido estaba con el hermano y otra persona. El estaba de espaldas a quienes dispararon, que pasaron corriendo. Le pegaron un tiro en la nuca y el resto en la espalda. Hasta hace ocho meses nosotros vivíamos en ese barrio y nos fuimos porque ya no se podía más. A toda hora andaban a los tiros. Nos mudamos a la zona Avellaneda y el Camino Viejo a Soldini", explicó ayer Miriam, la viuda de Fernández, en la puerta del Instituto Médico Legal. "El nunca me dijo si tenía problemas con alguien, pero creo que no. Por eso creo que la bronca no era con él y quedó en medio de un tiroteo que no era para ellos", agregó. Investiga el fiscal Ademar Bianchini con efectivos de la seccional 26ª y la Policía de Investigaciones.

Domingo 28 de Septiembre de 2014

Vicente Dionisio Fernández tenía 35 años, siete hijos y se ganaba la vida cuidando autos en el parque Hipólito Yrigoyen, frente al monumento al Che Guevara, en la zona de 27 de Febrero y Laprida. El viernes a la noche el hombre estaba charlando con uno de sus hermanos y un vecino en inmediaciones de Entre Ríos y Juan Domingo Perón, en el barrio Ibarra de Villa Gobernador Gálvez, donde supo vivir. Entonces recibió tres impactos de bala que le provocaron la muerte. "Mi marido estaba con el hermano y otra persona. El estaba de espaldas a quienes dispararon, que pasaron corriendo. Le pegaron un tiro en la nuca y el resto en la espalda. Hasta hace ocho meses nosotros vivíamos en ese barrio y nos fuimos porque ya no se podía más. A toda hora andaban a los tiros. Nos mudamos a la zona Avellaneda y el Camino Viejo a Soldini", explicó ayer Miriam, la viuda de Fernández, en la puerta del Instituto Médico Legal. "El nunca me dijo si tenía problemas con alguien, pero creo que no. Por eso creo que la bronca no era con él y quedó en medio de un tiroteo que no era para ellos", agregó. Investiga el fiscal Ademar Bianchini con efectivos de la seccional 26ª y la Policía de Investigaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario