Edición Impresa

Chabás: Ricedal revirtió los despidos y ayer retomó sus actividades

Ricedal Alimentos y el gremio que nuclea a sus obreros llegaron a un entendimiento que permitió destrabar y ponerle fin al conflicto desatado hace una semana, por los despidos masivos en la planta aceitera que la empresa venadense tiene en Chabás.

Martes 17 de Septiembre de 2013

Ricedal Alimentos y el gremio que nuclea a sus obreros llegaron a un entendimiento que permitió destrabar y ponerle fin al conflicto desatado hace una semana, por los despidos masivos en la planta aceitera que la empresa venadense tiene en Chabás, sobre la ruta nacional 33.

Las negociaciones tuvieron buenos resultados en la delegación rosarina del Ministerio de Trabajo, donde se selló el acuerdo. La firma, que días atrás rechazó la conciliación dictada por el organismo laboral, revirtió los despidos y la decisión de cerrar el establecimiento.

Los 25 obreros cesanteados levantaron la protesta y ayer a las 18, retomaron sus actividades. El acuerdo prevé la creación de una comisión paritaria integrada por miembros de la empresa y de la Federación de Trabajadores Aceiteros, que analizará el funcionamiento de la planta para optimizar la producción.

Tranquilidad. Si bien Ricedal se mostró inicialmente reticente, finalmente revió su férrea postura para zanjar diferencias con el sindicado y encontrar una solución. Lo resuelto resulta tranquilizador no sólo para quienes recuperaron su trabajo sino para la comunidad chabasense que se solidarizó con la situación.

La empresa tenía previsto cerrar en Chabás su planta de fabricación de aceite de soja y mantener funcionando sus dos molinos harineros. Mientras la firma argumentaba falta de rentabilidad, el gremio aseguraba que era rentable y denunció persecución a la actividad sindical. Si bien las posiciones parecían irreconciliables se logró un acercamiento que allanó el camino superador.

En la primera audiencia la firma propueso pagar los salarios de septiembre eximiendo a los trabajadores de prestar servicio en la planta, lo que fue rechazado por el gremio aceitero que exigió la reincorporación de los cesanteados.

"Estamos conformes con lo acordado ya que posibilita mantener la planta en funcionamiento y preservar las fuentes de trabajo", coincidieron en señalar los delegados gremiales Leonel Zuliani y Pablo Lucero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario