Edición Impresa

Cerró la campaña en Ecuador y Correa parece no tener adversario

Los ocho candidatos a presidente para las elecciones del próximo domingo en Ecuador cerraron ayer sus campañas, con las tradicionales apelaciones a lograr el voto popular, en actos...

Viernes 15 de Febrero de 2013

Los ocho candidatos a presidente para las elecciones del próximo domingo en Ecuador cerraron ayer sus campañas, con las tradicionales apelaciones a lograr el voto popular, en actos multitudinarios celebrados en Quito y Guayaquil. El favorito es por lejos el actual presidente, Rafael Correa.

Correa fue el único aspirante presidencial que despidió la actividad proselitista en la capital ecuatoriana. Fue ovacionado por una multitud que se dio cita en la zona de La Michelena, en el sur de la ciudad. Frente a los cánticos de sus seguidores, Correa hizo la habitual reseña de logros obtenidos por su actual gobierno e insistió en pedir apoyo masivo para las listas de candidatos a la Asamblea Nacional, el parlamento unicameral en el que la oficialista Alianza País espera tener la mayoría. Dando por descontada su reelección, Correa se concentró en pedir el voto para sus legisladores. "Votar a la Asamblea es votar a Rafael", respondió la multitud, embanderada y vestida con el color verde con vivos azules que es el uniforme de los militantes de la Alianza País.

El actual presidente cuenta con un apoyo de alrededor del 50 por ciento, según coinciden todos los sondeos de opinión, con lo cual su reelección estaría asegurada en la primera vuelta. Con la nueva Constitución de 2008 hecha aprobar por Correa, para obtener la presidencia se requiere la mayoría absoluta de los votos o el 40 por ciento de esos sufragios más una diferencia de 10 puntos respecto al seguidor inmediato. En los comicios de 2009, Correa obtuvo la presidencia bajo las nuevas normas constitucionales en primera vuelta con el 51,94 por ciento. Pero ahora, lo que asegura su nuevo triunfo es además la marcada fragmentación de la oposición. Los siete candidatos presidenciales opositores prefirieron cerrar la actividad electoral fuera de Quito, con concentraciones en las que, con matices, reiteraron acusaciones de corrupción contra Correa y sus funcionarios. También denunciaron la enconada persecución de la prensa independiente que realiza Correa, señalada por diversos organismos panamericanos y ONGs internacionales.

Los siete opositores. El ex banquero Guillermo Lasso, señalado por las encuestas como segundo pero 25 a 30 puntos por debajo de Correa, prometió a sus simpatizantes que será capaz de alcanzar el ballottage, en un concurrido acto que encabezó en la zona oeste de Guayaquil, el distrito electoral más popular del país. La misma ciudad fue la elegida por el millonario Alvaro Noboa, cuya participación como candidato presidencial ya es una suerte de anécdota, habida cuenta de que este es su quinto intento. El pastor Nelson Zavala y el ex presidente derrocado por un golpe cívico-militar Lucio Gutiérrez, así como y Mauricio Rodas se despidieron de sus simpatizantes con concentraciones en suburbios de Guayaquil. El independiente Norman Wray prefirió cerrar su campaña en la provincia costera de Santa Elena, y el ex aliado de Correa Alberto Acosta hizo lo propio en la provincia de Cuenca. Como se observa, la fragmentación opositora es extrema y facilita enormemente la reelección al presidente Correa.

A partir de la medianoche arrancó el período de veda, en el que no se puede emitir publicidad electoral ni realizar concentraciones públicas ni discursos. Está prevista además una restricción total a la venta y el consumo de alcohol.

Indecisos.La encuestadora CMS dijo que hasta el 6 de febrero, 11 días antes de las elecciones, cerca de un 30 por ciento de electores permanecían indecisos. Juan Carlos Donoso, profesor y analista de la universidad San Francisco, comentó que "la campaña en general ha estado muy por debajo de las expectativas, tanto en contenidos como en emotividad, en un país que se convulsionaba en época electoral, esta probablemente ha sido una de las campañas más aburridas de las que tengo memoria". Consultado acerca de la situación electoral en el país, respondió "si fuera apostador le pongo billete sobre billete a que no hay segunda vuelta". Las encuestas más recientes coinciden en dar a Correa una ventaja de más de 25 puntos sobre su inmediato perseguidor, Lasso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS