Edición Impresa

Central volvió a perder por impericia propia

El Canalla tuvo de nuevo desatenciones fatales y cayó 2 a 0 ante San Lorenzo. El equipo de Russo no mostró ideas y generó escaso peligro. Abrió la cuenta Cauteruccio y el tanto de Elizari levantó polémica.

Lunes 09 de Septiembre de 2013

Central no logra plasmar de manera sostenida una identidad futbolística a lo largo de los partidos y por eso sufre. Es como que todavía no se puede acomodar a la primera división. Le cuesta manejar la pelota con solvencia, carece de sorpresa y encima no termina de ser sólido atrás. Parece que ataca más por compromiso que por convicción y lo más preocupante es que los rivales lo complican con muy poco. Como ayer ocurrió con San Lorenzo. Así perdió el invicto de local, que era la única fortaleza que aún conservaba desde que volvió a la máxima categoría. Con escasos argumentos el Ciclón se terminó llevando todos los puntos del Gigante. En el primer tiempo Cauteruccio corrió en soledad y limpió camisetas blancas como conos para abrir la cuenta. Y en el cierre del complemento Héctor Villalba decoró el 2 a 0, en lo que terminó siendo un blooper del árbitro Germán Delfino, ya que Fernando Elizari estaba afuera de la cancha siendo asistido por un pelotazo en la cara y cuando el juez lo autorizó a entrar sorprendió en su buena fe a Paulo Ferrari y armó la jugada para la conquista. Así el Canalla se fue recaliente con el árbitro, pero especialmente deberá estarlo con sigo mismo, por lo que fue una floja producción futbolística a lo largo de los 90 minutos.

Es cierto que en el inicio del partido el trámite fue parejo y el equipo auriazul tal vez no mereció irse al descanso en desventaja. En los primeros 20 minutos impuso las condiciones y peleó palmo a palmo con el muy poblado mediocampo de San Lorenzo. En ese lapso Abreu sorprendió con una emboquillada y Nery probó desde afuera.

Luego de ese pasaje inicial hizo pie el Ciclón. Buffarini exigió los reflejos del Melli García con un tiro alto. Y a los 26' llegó una contra letal para las aspiraciones de Central. Cauteruccio, sólo contra el mundo, encaró por la izquierda y en diagonal superó la marca de Ferrari, el cierre de Nery y la cobertura de Carrizo. El nueve Cuervo se metió en el área y sentenció a García para el 1 a 0.

Luego Villalba, que entró por el lesionado Cauteruccio, corrió al arco y volvió a tapar García. Central reapareció en el partido en el final de la etapa. Abreu se la bajó a Niell, que por muy poco no vulneró el achique de Torrico. Al descanso.

En el complemento Central no sabía cómo lastimar al Cuervo, que vía Ortigoza comenzó a manejar los tiempos. Y a medida que pasaban los minutos parecía que el Canalla estaba cada vez más atado para atacar, sin generar ninguna idea que rompa el molde, ni siquiera poniendo la pelota dentro del área rival. San Lorenzo, con poco, no sufría para mantener la diferencia.

Entró Medina, Castillejos y Pol Fernández y las ideas no aparecían. De contra casi lo liquida Elizari, pero volvió a responder García. La única llegada clara del Canalla para soñar con el empate la tuvo Medina, que pateó al bulto. Luego llegó la gran polémica de la tarde. Elizari sorprendió a Ferrari entrando desde afuera de la cancha y habilitó a Villalba para el 2 a 0.

Central volvió a perder por impericia propia. No fue un desastre y tuvo pasajes favorables, pero con eso sólo no le alcanza. Está obligado a mejorar y que la idea de juego esté clara dentro de la cancha.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS