Edición Impresa

Central visita a Racing con la necesidad de apuntalar su juego y clasificar a la Sudamericana

Con los 50 puntos que atesora está por encima de la línea de pobreza y garantizó la permanencia que tanto cuesta cuando en el promedio hay que dividir por una sola temporada.

Sábado 10 de Mayo de 2014

Rosario Central ya cubrió sus necesidades básicas en el retorno a la máxima categoría. Con los 50 puntos que atesora está por encima de la línea de pobreza y garantizó la permanencia que tanto cuesta cuando en el promedio hay que dividir por una sola temporada. Es cierto que hace un par de fechas los números indicaban que había margen para ilusionarse con algo más. Fue sólo eso. Una esperanza que se desvaneció. Porque en el momento en que el equipo quiso comer platos más elaborados y sentarse a la mesa de los postulantes al título no supo cómo agarrar los cubiertos del protagonismo. Lo suyo en esta ocasión pasó por el puchero, la polenta y algún bife a la plancha. Así consiguió los kilos necesarios para zafar con cierta holgura en la tabla del miedo. Igual las jornadas que restan, la de hoy ante Racing y el cierre del próximo fin de semana recibiendo a Argentinos, tienen un incentivo extra, que es conseguir la vuelta del club auriazul a un torneo internacional como la Copa Sudamericana. Un objetivo factible si el Canalla es prolijo en las últimas dos curvas del campeonato. Depende de Central.

Desde lo futbolístico el elenco de Russo no está en la cresta de la ola. Los últimos partidos dejaron más anotaciones en el debe que en el haber. En especial en cuanto a la generación de juego y la efectividad para armar acciones de peligro frente al arco rival. Mucho pelotazo improductivo, un equipo largo y escasa precisión, conspiraron contra las intenciones de tomar las riendas de los cotejos. Ocurrió en el flojo empate en cero ante Estudiantes, en el olvidable 1-4 de visitante ante Vélez y no se solucionó en el discreto 0-0 frente a Olimpo. Por ello tal vez el DT optó por meter dos cambios de último momento en la formación titular, como los ingresos de Jonás Aguirre y Gonzalo Castillejos.

Por eso el equipo necesita mejorar. Reconciliarse con la pelota, en especial en la línea de volantes, y no repetirse en el pelotazo largo como único plan de juego ofensivo. Méndez deberá ser astuto en el pase de salida y Medina y Jonás Aguirre aportar desborde por las bandas. Caso contrario se verá la misma película de las últimas jornadas.

Que Racing se una olla a presión no significa nada. Incluso la salida de Mostaza Merlo hasta puede remotivar a los jugadores para mostrarse ante lo que será la llegada de un nuevo DT. Y más allá de que el rival fue un alma en pena en todo el torneo, del medio hacia adelante tiene jugadores que si están inspirados hacen tambalear a cualquier defensa. Por eso Central necesitará estar enchufado desde el inicio del juego.

El Canalla le bajará esta noche la persiana a la temporada jugando de visitante. No la tiene fácil, pero si logra ser compacto y recupera precisión cuando va para delante está en condiciones de conseguir un resultado satisfactorio. Así se acercará a su objetivo. Deberá cruzar el puente Avellaneda para renovar el pasaporte en su afán de meterse en una competencia internacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario