Edición Impresa

Central visita a lndependiente Rivadavia, para seguir acelerando pero sin despistarse

El equipo de Miguel Angel Russo jugará con la tranquilidad que le otorga la diferencia en los números. Comenzará a las 16, el árbitro será Alejandro Castro y televisará la TV Pública.

Lunes 08 de Abril de 2013

Ovación / En Mendoza.- La calma que le entregan hoy los números a Rosario Central forman un condimento insoslayable en esto de salir a jugar con la mente más despejada de lo habitual, sabiendo que hay mucho por ganar y no tanto por perder. Claro que el espíritu de superación que este equipo viene mostrando hace más de medio torneo genera que el verbo perder no se conjugue en ninguno de sus tiempos. El Canalla sabe que de aquí al final depende de sí mismo y no hay ningún elemento que pueda alterar, al menos por ahora, ese pensamiento. Lo de esta tarde aquí en Mendoza, ante Independiente Rivadavia, a las 16, será un nuevo escalón, que puede significar otro envión importante o, en el peor de los casos, un simple tropiezo. Por supuesto la primera opción es la que tiene entre ceja y ceja.

Por estas horas suena entendible, razonable y, lo más importante, saludable que nadie dé por asegurado el ascenso. Es el peor error en el que podrían incurrir los jugadores de cara a lo que viene. Todos hablan de lo mucho que falta, de que cualquiera le puede ganar a cualquiera, de que nada se definirá hasta que la matemática así lo contemple.

Por eso no caben dudas que el equipo de Russo saldrá esta tarde al Bautista Gargantini con el mismo hambre de siempre, sabiendo que la escalera a la consagración sólo permite subir de a un escalón por vez.

Si alguien que no entiende nada de esta película debiera hacer una apuesta, sin dudas le metería todas las fichas a Central, amén de que cada partido es una historia en sí misma. Pero hay argumentos para respaldar todo esto y son precisamente los que tiene el conjunto auriazul para arrancar el cotejo como el gran favorito. Porque hasta aquí son 16 los partidos sin derrotas (14 victorias y sólo 2 empates) y 8 triunfos consecutivos en condición de visitante. Ni hablar que desde la tranquilidad también es clave sacar una luz de ventaja, precisamente por todo lo expuesto. Nada que ver con el panorama del rival de turno, que carga sobre sus hombros con las exigencias que impone el bajo promedio.

Habrá un mínimo cambio en cuanto a nombres (ver aparte), pero no más que eso. El resto es más de lo mismo: ganas de jugar como siempre para ganar y así potenciar la ilusión del retorno a primera. Los misterios no existen en esta carrera de Central con otros equipos. El Canalla es quien manda y quien más sereno encarará las últimas vueltas. Todo parece ser cuestión de no sufrir despistes, pero siempre con el pie sobre el acelerador.

Lagos admite que están cerca pero avisa que aún falta

Diego Lagos es uno de los pocos que se atreve a romper, en parte, la cautela: “Estamos cerca de lograr algo importante para el club, para nosotros, y es imposible no hablarlo. Sabemos que si ganamos vamos a estar un pasito más cerca. Somos candidatos por lo que demostramos hasta aquí pero falta mucho y nada está resuelto. Sacando el 50 por ciento de los puntos que restan el cuarto prácticamente ya no nos alcanzará”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS