Edición Impresa

Central visita a Defensa y Justicia con la intención de recuperar solidez, crédito y ambiciones

El choque de esta tarde, a las 17.15, ante Defensa y Justicia, en Florencio Varela, representa una prueba de calidad, que lo pone al conjunto canalla entre el peso de sus ambiciones.

Sábado 30 de Agosto de 2014

Central necesita despejar su camino. Precisa tomar aire, levantar la cabeza y clarificar su situación. El arranque del torneo no sólo no lo acercó a la anhelada plataforma de despegue, al salto de calidad que se debe hace rato, sino que las primeras cuatro fechas lo instalaron en un callejón de incertidumbre que por ahora no encuentra señales de avance, ni luces de salida. Por eso, el choque de esta tarde, a las 17.15, ante Defensa y Justicia, en Florencio Varela, representa una prueba de calidad, que lo pone al conjunto canalla entre el peso de sus ambiciones y la realidad que lo envuelve. Una pulseada que exhibe palpables contradicciones.

   Es que hasta ahora Central no pudo gestar un partido que lo arrime a los objetivos de protagonismo que se propuso en este cuatrimestre. No consiguió elevar un gesto válido de firmeza, que despierte confianza, certezas y crédito en el futuro inmediato.

   Dos encuentros ganados (Quilmes y Gimnasia LP), y dos perdidos (River y Godoy Cruz). Aunque las dudas auriazules no radican en la cosecha numérica, sino en el nivel de producción. Los interrogantes son más profundos. El equipo no aparece todavía desde lo nominal, ni desde la idea de juego. La falta fútbol para convencerse.

   No se verifica un patrón confiable de rendimiento. Y cada esbozo de crecimiento termina rápidamente tapado por la inestabilidad de un equipo que aún sigue buscando un norte posible.

   Queda claro entonces que el desafío canalla es un reclamo intrínseco. En este caso no depende del rival, ni de las condiciones de aspereza que pueda ofrecer el estadio Libertador General San Martín. Es una deuda con sus pretensiones naturales. Que debe atender para no quedar enfrascado en una levedad inconducente.

   En esta oportunidad se implementarán cuatro modificaciones (ver aparte). Acevedo por Donatti, Medina por Becker, Aguirre por Niell y Valencia por Abreu.

   En ese marco, Central deberá disimular la baja obligada del uruguayo, quien fue expulsado en la jornada anterior ante Godoy Cruz. Habrá que ver cómo hace el conjunto de Russo para esquivar el absorbente imán que habitualmente significa el Loco en la construcción de los movimientos ofensivos. Sin Abreu, tendrá que aparecer otro parámetro de ataque, con más fluidez, atrevimiento y variantes.

   Si Central consigue reparar las vacilaciones en el fondo que quedaron expuestas ante los mendocinos y si logra animarse a un ataque más plural, despejará inquietantes dudas a tiempo, recuperará su perfil colectivo y seguramente estará más cerca de otorgarle razones a la colecta de puntos. Y a sus históricas pretensiones.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario