Edición Impresa

Central: "Una fea sensación", dijo Héctor Bracamonte

"La sensación que quedó del partido es fea. Veníamos bien, porque el primer tiempo era bastante bueno y después nos fuimos con las manos vacías. Con la roja (a Gerardo Pérez) nos metimos atrás y en la primera jugada de peligro nos empataron.

Lunes 03 de Septiembre de 2012

"La sensación que quedó del partido es fea. Veníamos bien, porque el primer tiempo era bastante bueno y después nos fuimos con las manos vacías. Con la roja (a Gerardo Pérez) nos metimos atrás y en la primera jugada de peligro nos empataron. Banfield tomó confianza y se acabó todo". Héctor Bracamonte resumió lo que, a su criterio, fue lo que sucedió en el sur bonaerense, donde Central fue decidido a pegar un salto de calidad para subirse al lote de los protagonistas pero tropezó en el intento. Y ese golpe dejó heridas que deberán ser suturadas con tres puntos a obtener en la próxima escala del torneo. Es la única manera que existe en el fútbol. Más aún para disimular la ausencia de un juego que hoy no aparece. Eso es lo más preocupante en el mundo canalla.

La mirada del delantero fue con tinte positivo, diferente quizás a lo que se observó desde afuera de la cancha. "Estábamos en un momento en que podíamos dar el cachetazo, nos encontramos con un jugador menos y enseguida con el 1 a 1. Automáticamente te refugiás atrás y después ellos se quedaron con el partido", opinó el ex Boca al hacer un resumen de los 90' de Central en el Florencio Sola.

La derrota fue un golpe al mentón que derrumbó la ilusión previa. La de buscar un equipo protagonista que se calce de una vez por todas el traje de candidato que se pregona desde hace un largo tiempo. Y que buscó la renovación con el arribo de Russo. "Todo esto preocupa. Pero hay que superar rápido estos cachetazos. Si bien el torneo es largo, no podemos regalar nada más", avisó.

—¿Dónde está la falla?

—En cada partido hubo fallas muy puntuales. Ante Banfield qué se puede encontrar, quedar con uno menos. No sé. Hay errores en todos lados. Podíamos hacer el segundo gol y se terminaba todo. Pero finalizamos sufriendo.

—También se debe tener en cuenta que es difícil llegar al gol cuando no se genera juego o no llega una jugada limpia a los puntas.

—El gol nos está costando a todos, porque en cuatro partidos tres tantos para nosotros, para las aspiraciones que tenemos, es poco. No sólo la desilusión es mía no convertir.

—¿Qué es lo que más te preocupa de la caída ante el Taladro?

—Todo. Estar lejos de los de arriba, que es nuestro objetivo. Vamos a entrenar y ganar los próximos partidos para olvidarnos de este mal comienzo.

—Vos sos consciente de que el fútbol es exitista y sólo sirve ganar sin importar el cómo. Claro que sumando de a tres siempre es más fácil corregir errores.

—Es así. Cuando ganás sumás confianza y se intensifica el miedo de los rivales. Cuando venís mal cualquiera se te planta y eso es lo que debemos evitar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario