Edición Impresa

Central, un equipo que va queriendo y dio un paso adelante en Córdoba

En su primer examen exigente superó 1 a 0 a Independiente, con gol de Encina. El equipo de Russo jugó mejor en el primer tiempo, pero en el segundo sintió el esfuerzo y decayó.  

Martes 21 de Enero de 2014

El estreno copero de Central en esta ciudad fue fructífero en algunas cuestiones. No tuvo mucho por esconder debajo de la alfombra veraniega, por más que haya vencido a Independiente por 1 a 0 y que por el momento no tenga adquirida esa lucidez y entendimiento que pretenden todos por Arroyito. Anoche cayó de maduro que el esfuerzo físico realizado hasta hace poco tiempo aún está vigente. Por eso, Miguel Angel Russo aprovecha esta serie de amistosos para tratar de ir aceitando el engranaje colectivo en pos de entrar con toda la furia una vez que largue el torneo Final.
  El técnico canalla no le pone cepo a las buenas intenciones. Sabe que cuenta con algunas piezas que pueden llegar a inclinar el peso en la balanza de los buenos resultados si logran alinearse como el manual de estilo lo indica en el día a día de trabajo.
  O como sucedió anoche cuando se cumplió justo el primer cuarto de hora frente a un Independiente que arrancó estático por el nivel de presión que ejercían los auriazules, especialmente en el sector del mediocampo. Hilvanaron una acción en ofensiva sin fisuras que derivó en un preciso pase de Castillejos hacia Encina.
  Y el Sapito, después de un inspirado acto colectivo, fusiló sin piedad a Diego Rodríguez e hizo estallar aún más el carnaval que habían armado minutos antes en la tribuna donde estaba radicada casi toda la familia guerrera en el Kempes.
  Con el plus del gol, Central se tomó un tiempo inclusive para pasear por un ratito la pelota de un lado hacia el otro con precisión, a un toque y con dinámica. Tal cual ensayan a la hora de hacer los ejercicios tácticos en el country de Arroyo Seco.
  Pese a que hubo además algunos instantes donde planchó el partido. Quizá para dosificar las energías. También fue real que se terminó yendo al descanso sabiendo que fue superior en todas las líneas frente al primer rival que le tocó enfrentarse en este torneo cordobés.
  En el tramo secundario de la noche, mostró algunas lagunas a la hora de cerrar mejor las líneas cuando el rival se dignó a tocar la pelota y apurarlo. Claro que lo del Rojo fue algo precario y limitado. Por su falta de profundidad. Aunque cuando llamó a la puerta del Mellizo García (jugó porque Caranta se resintió en los movimientos precompetitivos), el arquero lo atendió sin problemas.
  Más allá de algunos flashes del Diablo, el canalla no claudicó en su lucha y acción por dejar una imagen dominante como la que imprimió anoche en la primera cita del torneo Provincia de Córdoba.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS