Edición Impresa

Central tiene una prueba íntima

Saber para qué está. De eso se trata la cosa para este Central. Las piedras que van apareciendo en el tránsito de este campeonato para el equipo canalla no están resultando fáciles de sortear. Las pruebas están a la vista. Hoy, como tantas otras veces, se requiere de una muestra más de carácter.

Lunes 08 de Octubre de 2012

Saber para qué está. De eso se trata la cosa para este Central. Las piedras que van apareciendo en el tránsito de este campeonato para el equipo canalla no están resultando fáciles de sortear. Las pruebas están a la vista. Hoy, como tantas otras veces, se requiere de una muestra más de carácter. Así lo marca la llegada de uno de los principales animadores de la competencia. Pero se trata de un detalle, importante por cierto, pero relativamente aleatorio por las urgencias propias. Desde las 19.30 el canalla tendrá, otra vez, una prueba ante sí mismo.

Central viene marchando de la mano con la irregularidad, y la consecuencia de esto es que no hay un fin de semana en el que la tranquilidad pueda más que la necesidad. Hoy no sólo habrá que ganar para no perderles pisadas a los de arriba, sino que también se estará ante la obligación de olvidar lo que fue la caía en Paraná ante Patronato.

¿Es mejor que en este momento al Gigante llegue uno de los encumbrados en el lote de vanguardia? Da prácticamente lo mismo. Es que Central no puede darse el lujo de mirar al rival que tiene enfrente sin antes preocuparse por mejorar. Sacarse la pelusa del ombligo propio es el principal ejercicio. A partir de ahí sí se puede extender la mirada hacia el más allá, que incluye el análisis y las conjeturas sobre el rival de turno.

Está el aliciente de que las últimas presentaciones en el Gigante de Arroyito fueron superadas con éxito. Pero eso no debe formar parte de un convencimiento pleno. En absoluto. Más si se tiene en cuenta que ante semejante irregularidad, la presión de la gente va en aumento.

Hoy es Independiente Rivadavia, la semana próxima lo será Almirante Brown y así será hasta el final. Con una particularidad. Central viene remándola desde atrás y con la obligación de encontrar un rápido reposicionamiento. Sabiendo que la lucha es larga y que, por ahora, tiempo hay. Pero, de la misma forma, cuanto más tarde se logre la solidez como equipo, más difícil resultará la escalada. Es Central y sus obligaciones. Y eso a esta altura ya es una historia repetida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario