Edición Impresa

Central se equivocó mucho y no pudo con Palmeiras, fue 3 a 3

Dos veces estuvo abajo en el marcador, y las dos veces lo empató. Cuando pudo darlo vuelta y pasar el frente no supo mantenerlo y terminó 3 a 3 en el Gigante.

Jueves 07 de Abril de 2016

Estuvo cerca, muy cerca, pero no pudo cerrar el pasaje a los octavos de final de la Copa Libertadores. Central, sin la lucidez que el equipo del Chacho suele imponer, buscó toda la noche con el corazón en la mano y hasta las últimas consecuencias romper la paridad en un partido repleto de emociones e incidencias, pero la historia terminó 3 a 3 y ahora deberá viajar a Uruguay la semana que viene para conseguir el punto que le falta para no depender de nadie y poder meterse definitivamente entre los 16 mejores del continente.
El premio del aplauso cerrado de la multitud a la salida de los gladiadores auriazules reflejó que desde las ganas y el esfuerzo Central no se guardó nada y fue para adelante con un amor propio conmovedor hasta el pitazo final en pos de conseguir la victoria. Incluso exigiendo al máximo los reflejos del arquero Prass en las últimas fotos de la emocionante noche en Arroyito. Es que al final Palmeiras, ya con uno menos por la roja a Gabriel Jesús, se abroqueló contra su arco y Central estuvo a tiro del triunfo.
Es cierto que el Canalla cometió errores atrás, marcó para el demonio en las pelotas quietas y que en varios pasajes le faltó claridad y sorpresa en el medio, pero eso no quita que siempre dio la cara para torcer la historia a su favor y que no escatimó enjundia ni carácter para sacar adelante un partido siempre chivo en el desarrollo y ante un rival que vino a vender cara su eliminación de la Copa, algo que ocurría si Central se quedaba con los tres puntos.
Central ayer estuvo lejos de brillar y de exponer una propuesta de alto vuelo futbolístico. Pero desde las ganas y la convicción fue para adelante más como podía que como quería. Así se repuso de la desventaja inicial, también del 1-2 y hasta logró ponerse arriba en el marcador. Pero cuando parecía que el equipo del Chacho había encarrilado la noche y jugaba con uno más llegó el empate definitivo de Lucas Barrios.
Hay que decir que el de anoche fue el primer partido decisivo que tuvo que afrontar Central en lo que va del año, ya que si ganaba cumplía un objetivo primario como es meterse en los octavos de final del máximo certamen continental. Y si bien lo buscó hasta el final por cielo y tierra, a pura garra, no pudo lograr su cometido.
Así, si bien está vivo y entero en todo lo que está jugando, esta no fue la mejor semana para los de Arroyito. Ya que el último viernes perdió la punta con el empate ante Olimpo y ahora corre de atrás a Godoy Cruz en la zona 1 del torneo doméstico. Y en la Copa ayer podía sellar la clasificación a la siguiente instancia y no pudo hacerlo.
Igual, en el ámbito internacional sólo le falta un punto para no depender de nadie y deberá obtenerlo ante el siempre chivo Nacional en Montevideo. A favor tiene que si hoy el Bolso supera a River de Uruguay habrá asegurado su pasaporte a octavos y no estará necesitado de sumar en la última fecha cuando reciba a Central.
De ganar ayer, el auriazul podía dejar la Copa en segundo plano hasta octavos y apuntar con todo a la seguidilla de Vélez, San Lorenzo y Newell’s. Y ahora tiene que agregar un partido vital ante Nacional en Uruguay. Soñar en grande no es fácil. Central está ilusionado, tiene con qué, pero se acerca la etapa en la que no puede fallar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario