Edición Impresa

Central: Russo ya encontró la base del equipo

Con cambio de esquema de por medio, los once que eligió el técnico canalla en el inicio del torneo son los mismos que los que hoy están jugando.  

Miércoles 30 de Octubre de 2013

Muchas veces se dijo en las últimas semanas que Rosario Central modificó su estructura táctica. Y que fue eso lo que le sirvió como espaldarazo para reinventarse como e- quipo o, al menos, para enderezar u- na cosecha de pun- tos que no venía siendo la esperada. Ratifica esto los seis partidos que el Canalla lleva sin derrotas, con tres vic- torias y tres empates. ¿Dónde está el dato saliente? Que Miguel Angel Russo lo logró con la base de jugadores por los que apostó desde el arranque del torneo. Hoy son esos mismos once que iniciaron la faena ante Quilmes (a excepción de Delgado, que debía cumplir una fecha de suspensión) y que se mantuvieron en cancha cuando los resultados fueron también adversos.

Hubo cambios en el medio. Fue en esa búsqueda a la que el técnico apeló en pos de una mejoría. Tampoco fueron muchas las variantes en lo que tiene que ver con cuestiones nominales, pero las hubo.

Caranta, Ferrari, Franco Peppino, Donatti, Delgado, Carrizo, Nery Domínguez, Lagos, Encina, Medina y Luna son los nombres en cuestión. Ellos iniciaron el torneo, se mantuvieron unas cuantas fechas y son hoy quienes a- parecen como las principales cartas.

Puede ser una coincidencia, pero no parece que todo deba analizarse desde ese punto de vista.

Cuando Russo tuvo que elegir en el final de la pretemporada, lo hizo con un convencimiento absoluto. Creyendo que esos nombres, más un esquema determinado, era lo mejor en base a lo que tenía.

En el medio aparecieron las contingencias con las que todo equipo suele toparse. Hubo lesiones, suspensiones, pero especialmente algunos bajos rendimientos que llevaron al DT canalla a perfeccionar algunas decisiones.

Algunos ejemplos: Abreu apareció cuando Luna sufrió un desgarro, a Delgado hubo que buscarle reemplazante cuando también el físico le impidió jugar, mientras que Magallán, Niell y Pol Fernández tuvieron su chance por razones estrictamente tácticas, vinculadas con lo que Peppino, Encina y Medina estaban haciendo. Son sólo algunos casos testigos.

Hasta que llegó cierto acomodamiento por parte del equipo y los resultados que comenzaron a calmar un poco las aguas. Y con eso, la posibilidad por parte de Russo de volver hacer foco por quienes habían recibido su venia en el inicio del torneo.

Claro que el cambio de esquema fue fundamental. Por citar un ejemplo, a Carrizo se le hizo mucho más sencillo ganarse la confianza del entrenador actuando como extremo por el sector izquierdo, proponiendo desequilibrio en el mano a mano con el defensor rival que haciendo las veces de enganche y rueda de auxilio de Nery Domínguez en el anillo central. Se puede referir que eso benefició no sólo al Pachi, sino también a Lagos, quien ya no se vio en la obligación de cubrir toda la banda izquierda, y como ese, muchos otros casos.

Este Central no parece ser propiedad de once jugadores. La calidad de un plantel parejo, sin grandes figuras hace que la lucha cotidiana se viva como tal. Pero no es un hecho aislado que quienes hayan empezado el campeonato hoy sean los principales actores de la levantada. Y en esto, Russo difícilmente reconozca o haga especial hincapié. No va con su manera de ser. Mucho más a la hora de las consideraciones individuales. No obstante, que de aquel arranque de las primeras fechas a hoy, con unas cuantas variaciones en el medio, la estructura en cuanto a nombres sea la misma es un elemento real y concreto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS