Edición Impresa

Central: Russo ya dejó atrás la victoria ante Newell’s y ante Belgrano buscarán la punta

 "Yo sigo pensando que esto es partido tras partido. Y el que viene es una prueba dura para nosotros porque también debemos aprender a ser protagonistas. Algo que esta semana fuimos incorporando con las dos victorias. Tenemos un lindo lío".

Martes 08 de Abril de 2014

Miguel Russo habla del clásico en tiempo pasado. Lo analiza, sí. Pero enseguida alude al viernes. Al partido con Belgrano. "Yo sigo pensando que esto es partido tras partido. Y el que viene es una prueba dura para nosotros porque también debemos aprender a ser protagonistas. Algo que esta semana fuimos incorporando con las dos victorias. Tenemos un lindo lío. Y el viernes vamos a ir a buscar la punta, aunque sea hasta que se jueguen los otros. ¿Y por qué no? Cuando terminó el clásico pensé en eso: 18 puntos en el torneo y 44 en total. ¿Qué le impide a Central pensar en que se puede? ¿Por qué nos vamos a conformar si podemos ir por más. Y si no lo logramos seguiremos insistiendo. Lo primero es tener convicciones sólidas de querer llegar, y después si se llega o no es otra historia. Pero nadie nos va a impedir pensar que podemos seguir sumando", sostuvo.

—¿Planificás diferente los clásicos?

—Pensamos que esa era la mejor manera de jugarle a un equipo como Newell's. El fútbol no tiene una sola idea, tiene variantes y uno recurre a ellas. Nos vamos acomodando. Hemos jugado de diferentes maneras y con diversos planteos tácticos. En otros partidos lo trabajamos, en algunos nos salió y en otros no. Contra Newell's era por momentos el uno contra uno. Los jugadores de Central saben que un clásico es un partido muy importante. Donde no tenés libertad, pero lo que sí debés tener es convencimiento y compromiso. Ojo, tampoco significa que con eso sólo lo ganás. Pero no hay una fórmula, no le demos vuelta a la cosa, es un partido de fútbol que cuando las cosas salen ganás. Porque con Boca también lo pensamos, lo planificamos y sin embargo en el primer tiempo sufrimos porque jugamos mal. Después lo dimos vuelta con actitud y determinación. Porque si hay que hablar de la primera virtud de este equipo es la cabeza. Somos fuertes mentalmente. Acá hay un grupo que conoce de adversidades y de cómo revertirlas. Y tenemos mucha autocrítica. Y yo soy el primero que me equivoco y lo asumo.

—¿El ingreso de Acuña no fue un error?

—Por supuesto que fue un error. Y mío.

—Te lo pregunto porque después del partido fuiste crítico con el jugador.

—Está bien, él tiene que saber que está en un momento en el que las responsabilidades se asumen y que las exigencias son otras.

—¿Te sorprendió la diferencia con Newell's en la cancha?

—Nosotros encontramos muy bien los espacios y la jugada del gol te lo marca. Lo trabajamos, lo hablamos mucho en grupo y sabíamos que el único punta fijo era Muñoz. Y que Figueroa y Castro iban a entrar y salir por derecha y por izquierda con diagonales al centro, por eso no queríamos largar demasiado a los laterales por afuera porque sabíamos que en algún momento iban a terminar hacia adentro. Y en el gol terminamos con Delgado lanzado como volante interno. También hay que ser claro que más allá de hablar del desarrollo futbolístico cuando uno gana dice está todo bárbaro, pero en mi caso hablo siempre, cuando ganamos, empatamos o perdemos. Sé que este triunfo sirve mucho para la gente de Central, también le sirve a muchos jóvenes como Berra, quien jugó su primer clásico. Pero nosotros no podemos quedarnos en esto, debemos seguir creciendo, buscando cosas y permitiéndonos errores porque van a aparecer. Y vamos a tener otras situaciones. Sin ir más lejos el viernes, cuando juguemos contra Belgrano.

—En función del rival también acomodaste cosas de tu equipo, porque Méndez estuvo más ordenado y Nery más seguro.

—Hablamos mucho con Nery y con Jesús, armamos una base de datos que nos sirve para corregir. Con Boca vimos que lo que generaron en el primer tiempo Bravo y Gago era superior, y eso te permite concluir que habíamos jugado muy ancho y muy largo. Mucha distancia y mucha libertad para el rival. Cuando termina cada primer tiempo disponemos de esos datos porque el club va progresando y habla bien de la parte dirigencial con respecto al fútbol porque todo lo que necesitamos nos los van proveyendo. Y ahí ellos van entendiendo que si el rival juega libre te juega, más en el fútbol argentino. Porque muchas veces se dice que el fútbol argentino no tiene jugadores y por ahí lo que no tiene es libertad de movimiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS