Edición Impresa

Central: Rivero no arregló aún su contrato, aunque habría acuerdo

El viaje de Rosario Central a Necochea comenzó con el pie izquierdo. En realidad, la novela que involucra al club y a Martín Rivero tuvo un nuevo capítulo que no hizo más que desestabilizar el clima de optimismo que...

Viernes 06 de Enero de 2012

El viaje de Rosario Central a Necochea comenzó con el pie izquierdo. En realidad, la novela que involucra al club y a Martín Rivero tuvo un nuevo capítulo que no hizo más que desestabilizar el clima de optimismo que reina en el plantel auriazul que anoche ya quedó alojado en el hotel Perugia de Necochea. Todo empezó bastante mal, siguió peor y cual culebrón de baja estofa, mágicamente está a punto de tener un final feliz. Hubo llamadas telefónicas, celulares en altavoz, pedido de los jugadores y el deseo de Rivero por jugar en Central. ¿Y entonces? El representante de Martín no apareció y el jugador se quedó en Rosario. Pero a la tarde, sorpresivamente, el mánager Gonzalo Belloso y el representante Martín González se reunieron para darle forma a un acuerdo casi sellado. Hubo un pequeño retoque en el contrato y ahora la pelota está más del lado de González que de Rivero. El jugador ya expresó su deseo. Si todo recorre los carriles normales, algo que hasta ahora no sucedió, el futbolista se sumará lo más pronto posible al grupo en Necochea. Pero la historia del día merece ser contada en detalle.

La jornada empezó plagada de charlas. Hubo gestiones hasta último momento, pero ni siquiera la mediación de los jugadores ayudó para destrabar el conflicto. Esto generó que aparecieran declaraciones picantes, como las de Matías Lequi (ver aparte).

Rivero había sido liberado ya para el turno tarde del miércoles (le dijeron que si no quería ir a Arroyo no lo hiciera, que en la ciudad deportiva iba a tener un preparador físico a su disposición). De todas formas entrenó con sus compañeros no sólo el miércoles, sino que ayer también se presentó en el predio de la vecina localidad.

A los pocos minutos de iniciarse la práctica los futbolistas charlaron y trataron de acercar a las partes. Por eso llamaron a Gonzalo Belloso para que fuera a Arroyo Seco. El mánager se mostró reacio porque consideraba que ya no había más nada que hablar, pero finalmente accedió al pedido.

Ya en Arroyo, Belloso, el cuerpo técnico y Rivero volvieron a hablar. Le preguntaron al futbolista si estaba interesado en quedarse y viajar a la pretemporada. La respuesta fue positiva, por eso le solicitaron que llamara a Martín González, uno de sus representantes. El volante lo hizo y le pasó el teléfono a Belloso, quien le pidió que se llegara hasta el predio para ver si podían llegar a un arreglo. La respuesta del otro lado de la línea fue negativa (dijeron que argumentó tener "un compromiso") y a partir de ahí todo se complicó. El teléfono fue puesto en altavoz, por lo que la respuesta del representante fue escuchada por quienes estaban en derredor del mánager.

Atrás, supuestamente, había quedado una nueva mejora salarial (a la ya ofrecida en el nuevo contrato) que Belloso le propuso a Rivero y que al futbolista lo habría seducido bastante.

Mientras el resto del plantel se dirigió al hotel para almorzar, Rivero se subió a su auto y se fue.

Parecía cosa juzgada, pero a la tardecita todo cambió.

Belloso y González se reunieron y el mánager le confió al representante que el futbolista aceptaba los nuevos términos de un contrato apenas retocado. Ahora todo parece encaminado a un acuerdo. Si es así, Rivero se sumará rápidamente a la pretemporada.

"Necesitamos a Martín" 

Lequi le puso palabras picantes a la situación casi bizarra y con un escaso porcentaje de profesionalismo que se vivió ayer antes de la partida de Central.
  “El grupo fue muy claro a la hora de dar la opinión con respecto al tema. Martín es un jugador que necesitamos y que a todos nos gustaría que esté en el plantel. Tanto es así que pedimos para que viaje. Personalmente hablé con Gonzalo (Belloso) por el tema. Pero yo no dejo de ser un empleado del club, que toma las decisiones que cree conveniente. Como compañero pedí que lo dejen estar con nosotros, que lo dejen hacer la pretemporada porque me parece que lo necesitamos. En estos momentos difíciles es cuando se ve si el grupo está unido o no. Y el pedido a la dirigencia es una muestra de eso.
  —¿Entienden la postura que tomó la dirigencia?
  —Sí, es válida. La dirigencia tiene sus armas para presionar. Y esto no sólo pasa acá. Me sucedió algo similar en Europa, donde fui separado de un plantel. Después, la parte de Martín analizará cuáles son los beneficios de jugar o no de acá a mitad de año.
  —¿Cómo está Martín?
  —Lógicamente que está tocado. Quiere jugar en Central, la dirigencia también. Y el cuerpo técnico desea que esta situación se resuelva y pueda estar entrenando con nosotros. l

Otro Killer

Más allá de la baja o no de Martín Rivero, el cuerpo técnico auriazul decidió sumar un nuevo jugador a la delegación. Se trata del defensor Gabriel Killer, de 21 años.

Al ritmo de Fleitas

(Por Elbio Evangeliste / Ovación). _ En tiempos donde se corre (por la época del año) más de lo que se juega, los preparadores físicos son los que marcan las pautas de trabajo. En sus manos reposan todas las chances de que un equipo resulte eficaz hasta las últimas consecuencias. En el caso de Rosario Central, Jorge Fleitas ya dio sobradas muestras de las bondades de su trabajo, por eso nada mejor que él para explicar lo que viene y cuáles serán los pasos a seguir en busca de la plenitud física. De arranque resalta una idea que el grupo de trabajo que encabeza Juan Antonio Pizzi tiene totalmente internalizada. “Creo que estamos en la senda que el cuerpo técnico quiere y en busca del único objetivo que hoy persigue Central”, tiró el profe minutos antes de subirse al micro que trasladó al plantel a Necochea.
  “Los jugadores están en un nivel alto porque desde el primer día ellos sabían que la exigencia en la pretemporada iba a ser mucha. Salvo el test del primer día, después siguieron corriendo, hicieron algo de gimlnasio y mucho de capacidad aeróbica”, destacó el profe, quien agregó: “Nosotros esta semana ya la tomamos como pretemporada. El hecho de haberlos tenido ya el año pasado y por conocerlos, sé que estos jugadores deben haber cumplido con los requisitos que les di para las vacaciones. Eso me lo demostraron los test que hicimos cuando volvimos al trabajo”.
  La satisfacción de Fleitas radica en que “los vi a todos y creo que están en un nivel excelente”, pero aclaró: “ Ahora vamos a seguir trabajando duro. Un domingo por ahí tendrán libre, pero ya la semana que viene, que será la más fuerte de todas, arrancamos con todo”, especificó el profe canalla.
  —¿En ese sentido los futbolistas respondieron?
  —La tarea la hicieron porque los test que hicimos fueron de un nivel muy alto y eso nos marca que están bien. Estoy contento con eso y con esa base aplicaremos porcentajes de cargas para los próximos días. Vamos a seguir con los estudios de antropometría y seguiremos corriendo bastante. Lo que rescato es que los jugadores sabían que no iba a haber adaptación y que el primer día podía haber algo suave. Nada de eso. Acá la intensidad estuvo desde el primer día de trabajo porque el tiempo que tenemos es muy poco. Además del torneo tenemos que jugar la Copa Argentina y así el 18 vamos a terminar con lo que será el período de base. Después de eso tendremos unos 15 días más para la puesta a punto definitiva. Acá todo es a mil por hora.
  —¿Es conveniente hacer amistosos en Necochea?
  —Ya hablamos con Juan y por ahí el partido del 18 (ante Belgrano) lo podemos llegar a jugar el 16 a la mañana. Lo aconsejable es hacer partidos como parte de entrenamientos, con equipos de ahí, de nivel medio, para ir logrando ritmo. El período de preparación es muy corto. Si metés muchos partidos importantes al día siguiente tenés que bajar las cargas y eso te complica. Yo lo voy a buscar a acá son trabajos de potencia y fuerza. No hay que olvidar que este campeonato puede terminar la segunda semana de junio o bien fines de julio, entonces el equipo tiene que estar súper preparado. Con 25 años como preparador físico puedo decir que te puede faltar ritmo ahora, pero al final hay que llegar al máximo porque es cuando los equipos se juegan la vida.
  —¿Qué diferencia hay entre la pretemporada anterior y esta?
  —Están mucho mejor porque hay continuidad. Ya nos conocemos y saben lo que vamos a hacer. El cuerpo tiene memoria. Las expectativas desde lo físico son muy altas, pero se van a equilibrar con un alto nivel de técnica, por lo que van a tener que estar muy bien porque el estrés de este semestre va a ser muy superior al del semestre pasado. l

Monje, a la altura de la exigencia

Hasta el momento la única cara nueva en el plantel de Rosario Central es la del delantero chileno Leonardo Monje, quien llegó proveniente de Unión Española. El atacante está cumpliendo al pie de la letra con todos los trabajos pautados por Fleitas.
  Precisamente el profe apuntó sobre el delantero que “lo conozco del fútbol chileno. Es un jugador muy rápido, muy potente, que tiene un pique corto muy explosivo. Viene de otra metodología de trabajo pero se está adaptando”. Y agregó: “Además el jugador chileno es muy obediente, muy aplicado. Me pone contento porque sé que es un muy buen jugador y que se hace querer”. l

Viaje extenso

El plantel de Central arribó a última hora de anoche al hotel Perugia de Necochea donde se alojará hasta el miércoles 18 de este mes. Los canallas recorrieron los más de 800 kilómetros que separan a Rosario de la ciudad balnearia acompañados por el administrativo Luis Spataro. Detrás del ómnibus viajó el presidente Speciale.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario