Edición Impresa

Central recibe a San Lorenzo con el único objetivo de levantar la cabeza

Por el momento cuenta con el aval de que cada vez que juega en casa saca rédito desde el resultado propiamente dicho, pero el camino de la regularidad le está resultando demasiado sinuoso.

Domingo 08 de Septiembre de 2013

Central está necesitado a recomponer la imagen de un partido a otro. Por el momento cuenta con el aval de que cada vez que juega en casa saca rédito desde el resultado propiamente dicho, pero el camino de la regularidad le está resultando demasiado sinuoso. Con algunas cornisas que lo obligan a detener su marcha y reencauzar el rumbo. Y así el camino hacia el ideal se hace complejo. Al menos más lento de lo esperado. Hoy será San Lorenzo el rival al que deberá sortear para erguir nuevamente la cabeza. El Ciclón, dirigido por el ex DT de Central Juan Antonio Pizzi, pinta para ser un hueso duro de roer y contra ello tendrá que luchar el Canalla. Además de superarse a sí mismo, claro.

Apelar al recuerdo de lo que ocurrió el pasado fin de semana en Santa Fe puede tener dos lecturas bien marcadas. Servirá para que se dé vuelta la hoja rápidamente y que aquello pase a formar parte de un ingrato recuerdo. Pero también será útil tener esas imágenes a mano para darse cuenta de algunas de las cosas que este equipo tiene por mejorar.

Central viene de un revés que dolió desde lo numérico, pero que condicionó mucho más por las formas. Otra vez esos errores que está acostumbrado a cometer, y a esos yerros se le agregó una cuota importante de inoperancia futbolística a la hora de aprovechar ese hombre de más con el que contó durante casi un hora de juego. Claro que todo esto forma parte de las claras y evidentes demostraciones de que se está en presencia de un equipo aún en formación, que quiere autoconvencerse de que sabe a qué tiene que jugar, pero que demostrarlo todavía le está costando más de la cuenta.

El equipo llega con caras nuevas (ver página 3). Por obligación al menos una y por decisión táctica otra. Ahora bien, ¿importan los nombres cuando lo que se trata es de acomodar toda una estructura? Poco. Es que en esa búsqueda de equipo sólido es donde Russo apostó por una mitad de cancha con un mayor grado de combatividad. El técnico imagina un partido de dientes apretados.

Tanto Central como San Lorenzo tienen obligaciones, sobre todo para el Canalla. Porque la localía viene siendo ese bastión que mantiene a raya a la intolerancia y lo que hace que las convicciones de un futuro sin grandes complicaciones se mantengan inalterables.

La historia de Central en su reinserción en la máxima categoría del fútbol argentino sigue dando sus primeros pasos. Hasta acá esa historia se viene edificando con una de cal y una de arena.

Por lo pronto, esta tarde el equipo de Arroyito irá por un nuevo desafío. Y la apuesta es clara. Es reivindicación inmediata para fortalecer lo que debe ser un verdadero punto de partida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS