Edición Impresa

Central recibe a Atlético Tucumán con la necesidad del triunfo

El presente de Central es imperfecto. De eso no hay ninguna duda. El equipo sigue demostrando que le cuesta hacerle frente a esta tercera temporada en la B Nacional pese a que muchos de sus actores principales...

Sábado 22 de Septiembre de 2012

El presente de Central es imperfecto. De eso no hay ninguna duda. El equipo sigue demostrando que le cuesta hacerle frente a esta tercera temporada en la B Nacional pese a que muchos de sus actores principales se sumaron al plantel hace poco. También es cierto que hay algunos jugadores que parecen no haber hecho el duelo tras haber perdido la promoción por el ascenso en la temporada pasada. A esto hay que sumarle que Miguel Angel Russo todavía no logró ensamblar las piezas que tiene en su mente para que sincronicen de una buena vez. Sin dudas, la suma de todos estos factores termina en un cóctel explosivo. No obstante, la fórmula para desactivar a la desilusión es obtener un triunfo. El canalla tendrá hoy la chance de hacerlo ante Atlético Tucumán en el Gigante, donde su gente desea poder desahogarse y mirar de manera más positiva el horizonte más allá de que la rueda del campeonato recién lleva seis giros en medio de una competencia donde ninguno sobresale.

La escasez de buenos resultados encendió de golpe la política interna en Arroyito y recrudeció la impaciencia de su masa. No debe ser sencillo estar en el cuero del jugador centralista en estos momentos, donde las especulaciones y presunciones florecieron como la primavera misma.

En medio de este contexto, el canalla recibirá al Decano tucumano sabiendo que además de estar urgido por un triunfo deberá recomponer la magra imagen que mostró ante Olimpo. Lo que menos necesitan los auriazules es que que desde las bandejas del Gigante baje un coro de desesperación desde el inicio. Al contrario, el equipo debe aliarse a la paciencia y tiene que comprender que lo único que lo sacará a flote es una victoria.

La realidad deportiva atenta contra la voluntad popular debido a que el equipo no está en la zona de vanguardia. Aunque los números aún le hacen un pequeño guiño ya que los de arriba no están tan arriba. Basta con pegarle una mirada a la tabla para certificarlo. Lo que no muestra las posiciones es que Central está en deuda. Desde lo colectivo e individual. Por eso está inmerso en la irregularidad.

Lo que no está todavía es empantanado. Recién pasaron al archivo seis de las 38 mesas de exámenes. Que Central no aprobó la mayoría, es cierto. Pero le queda mucho para seguir preparándose y poder así recibirse a final de temporada. Al menos eso indica la teoría. Por eso ante los tucumanos no podrá flaquear. Tiene que acopiar los tres puntos como sea para tomar una buena bocanada de oxígeno y afrontar lo que viene con el temple fortalecido.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario