Edición Impresa

Central necesita una victoria ante Arsenal para poder salir de su laberinto

El choque de esta noche, a las 20.15, en el Gigante, por la 8ª fecha del torneo Inicial, representa un auténtico estado de urgencias que sólo puede ser matizado por un resultado positivo.

Sábado 21 de Septiembre de 2013

Central necesita una victoria para serenar su paso, conseguir oxígeno y empezar a dibujar de una vez un horizonte posible en primera división. Hasta ahora todo es confusión, tropiezos e incertidumbre. Porque hay nombres propios que no asoman, el equipo no despega y la cosecha de puntos despierta enormes signos de interrogación. Por eso el choque de esta noche, a las 20.15, frente a Arsenal en el Gigante, por la 8ª fecha del torneo Inicial, representa un auténtico estado de urgencias que sólo puede ser matizado por un resultado positivo.

   El conjunto de Miguel Russo precisa construir certezas basales. Una mínima dosis de paz. Es que en las primeras siete jornadas no surgieron puntos de apoyo, gestos fundacionales o alguna actuación que sirva para aferrarse y proyectar impulsos confiables.

   Cinco derrotas en el arranque del campeonato (River, Gimnasia LP, Colón, San Lorenzo y Tigre) pusieron a Central contra un paredón de rumores, pintadas y cuestionamientos. Y para salir de ese inconducente halo negativo sólo hace falta la complicidad de un triunfo. Nada más, nada menos.

   Para llegar a sumar de a tres y comenzar a enterrar las críticas, el equipo canalla deberá dejar de mostrarse liviano e ingenuo. Tendrá que sepultar esa irritante costumbre de ofrecer siempre su mejilla, de regalar errores y de quedarse masticando bronca con reproches inútiles y las manos vacías.

   Pero este Central sabe que no hay responsables externos en esta realidad que lo envuelve y angustia. Su principal deuda es interna. Porque a su propuesta le falta fútbol y atrevimiento. Y también liderazgos dentro de la cancha para señalar caminos, aún en pasajes de adversidad. Todavía no aparecieron señales de rebeldía y la derrota con Tigre fue una opaca muestra de abatimiento.

   El entrenador auriazul trabajó durante la mayor parte de la semana con los mismos once apellidos que jugaron el fin de semana pasado en Victoria, pero ayer probó con los ingresos de Hernán Encina y Pablo Becker, con la intención de forjar una reacción en la usina del mediocampo.

Dos modificaciones en el último entrenamiento

A pesar de que en la semana trabajó con el mismo equipo que perdió con Tigre en la fecha anterior, finalmente en la práctica de ayer en el predio de Arroyo Seco, que se desarrolló bajo la modalidad de puertas cerradas, Russo metió mano y probó con dos cambios en la alineación canalla. En el ensayo de pelota parada que se realizó por la tarde en el country, el entrenador colocó a Pablo Becker y Hernán Encina por Matías Ballini y Pol Fernández. Y si bien no hubo confirmaciones oficiales, esas podrían ser las variantes canallas para recibir a Arsenal en el Gigante de Arroyito.

   Por eso, más que nunca, como siempre, hace falta instalar un punto contundente de quiebre. Para frenar esta preocupante pendiente antes de que se transforme en un despertador de viejos fantasmas.
  De esta manera, Central saltará hoy a la cancha con la pesada tarea de tratar de esquivar murmullos que enrarecieron su clima y alteraron tempranamente su transitar. Ante un rival complicado, irá por una victoria liberadora, que le permita desatar a tiempo sus pesares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS