Edición Impresa

Central mostró una leve mejoría y venció 3-2 a Sportivo Belgrano

Sebastián Abreu, Walter Acuña y Antonio Medina marcaron para el conjunto dirigido por Miguel Russo.  No fue un salto cualitativo de consideración pero un avance al fin.

Domingo 13 de Julio de 2014

Ritmo de juego, competencia, movimiento. Items que se ponen al tope de las consideraciones en tiempo de amistosos de pretemporada. Por eso lo de ayer ante Sportivo Belgrano de San Francisco puede tomarse como un paso en firme por parte de Central, en relación a lo que fue la primera prueba, el miércoles ante Patronato. No fue un salto cualitativo de consideración respecto a lo colectivo, pero se trató de un avance al fin, especialmente después del ingreso de Walter Acuña, a quien con un tiempo le alcanzó para marcar la diferencia. ¿El resultado? 3-2 a favor del Canalla.

Para fortuna de Russo, Caranta, Donatti y Abreu, ausentes en el primer amistoso, pudieron ser tenidos en cuenta. Y en algunos aspectos se notó. Pero claro, lo colectivo siempre a esta altura de la preparación es lo que trata de fortalecerse, más allá de las dificultades que se presentan cuando esos movimientos llegan en medio de trabajos demasiados exigentes desde lo físico. Ayer, en reiteradas situaciones, quedó evidenciado.

¿En qué puede cimentarse esto de la presencia de algunos jugadores? En que la primer pelota que llegó a la cabeza de Abreu fue gol. Iban sólo 3' de juego.

En esa primera etapa el equipo trató de buscar un balance entre las bandas. Por momentos lo consiguió. Es que Delgado y Jonás Aguirre, los dueños del andarivel izquierdo, se acoplaron bastante bien.

Pero la cosa fue totalmente distinta en el complemento. A esa altura Sportivo Belgrano ya había llegado al empate por intermedio del ex canalla Ricky Gómez, quien definió con demasiada tranquilidad tras el disparo de Insaurralde que Caranta no pudo contener (23').

La idea era que Abreu jugara sólo el primer tiempo y por eso al complemento salió Acuña para acompañar a Niell. Así, con una delantera baja en estatura, la forma de jugar, indefectiblemente, tuvo que ser otra. Y fue cuando comenzó a lucirse Acuña, ya con el conjunto cordobés en ventaja porque a los 3' del complemento Medina le barrió el pie de apoyo a Ricky Gómez y Coniglio facturó de penal.

Desde ahí llegó lo mejor de Central. Más ritmo. Más presión. Y algo más de fútbol. No demasiado, pero sí con destellos interesantes. Allí afloró otro de los puntos salientes de este equipo que está en preparación, pero que a esta altura parece ser una constante: su funcionamiento se potencia considerablemente cuando el juego recae sobre la banda derecha. Ferrari, Medina, Acuña y Encina (cada vez que se tiró por ese sector) generaron lo mejor en ofensiva.

Cachete, de a poco, se transformó en el arma más peligrosa del Canalla. Avisó a los 5' con un remate a quemarropa luego que Niell se la bajara de pecho dentro del área. Dos minutos más tarde probó desde afuera pero el arquero Leguizamón tapó y envió al córner. A los pocos segundos, de un taco suyo llegó la entrada de Medina que terminó con un remate cruzado para marcar la igualdad transitoria. Y hubo tiempo para algo más. También en los pies de Acuña, sobre los 21', cuando un enganche desde la izquierda hacia el centro terminó con un zurdazo bajo, contra el palo izquierdo.

Con eso se selló el triunfo auriazul, que dejó cosas positivas, pero también de las otras. Sería un error desestimar algunas buenas señales que aparecieron en el complemento. También lo sería obviar que durante gran parte de los 70' se vieron baches que ameritan más trabajo, o nombres que se acoplen al funcionamiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS