Edición Impresa

Central: A Luna lo esperarán hasta último momento

El estudio que le realizaron arrojó una pequeña distensión en el isquiotibial, pero el cuerpo técnico no lo descartó.  

Miércoles 28 de Agosto de 2013

Carlos Luna estuvo en el entrenamiento matutino de ayer. Trabajando, como era de esperar, pero de manera diferenciada, más teniendo en cuenta el resultado de la ecografía que le realizaron a primera hora. El estudio reveló que el delantero sufrió una pequeña distensión en el isquiotibial derecho en el partido contra Godoy Cruz y por eso el cuerpo técnico lo llevará de a poco, sin demasiadas exigencias, para ver si el viernes o sábado responde bien en los entrenamientos. De todas formas está la chance de que el Chino no pueda actuar el domingo contra Colón. Y si eso sucede Russo deberá buscarle un reemplazante. Abreu, Castillejos y Medina son los nombres que saltan a la luz para sustituirlo.

El médico Pablo Colella fue el encargado de realizarle el estudio bien temprano a Luna. Ya en el entrenamiento el facultativo informó que el resultado había arrojado una “pequeña distensión” del músculo. ¿Qué puede pasar de ahí en más? Entrarán a tallar unas cuantas situaciones. Como primera medida estará la evolución de la lesión y, sobre todo, las sensaciones que entregue el propio jugador.

Russo lejos estuvo de descartarlo. El técnico auriazul comentó entre sus allegados que la idea es esperarlo hasta último momento. El plantel se entrenará hasta el sábado en el predio de Arroyo Seco y el plan de trabajo contempla aguardar hasta ese día para ver cómo responde. De la misma forma dejó claro que no es intención del cuerpo técnico arriesgar a ningún jugador. Por eso ante la mínima molestia o sensación de inseguridad por parte del delantero, la determinación será dejarlo afuera del equipo para no correr el riesgo de que la lesión se agrave.

Después de lo que fue el estudio realizado, Luna se dirigió a Arroyo Seco, donde se entrenó de manera diferenciada. Sólo una caminata y algunos trotes lineales muy livianos fue lo que pudo hacer el delantero. Después de eso, y cuando aún quedaba un buen rato de entrenamiento por delante, se dirigió junto a uno de los kinesiólogos rumbo al vestuario para hacer trabajos de rehabilitación.

Aquella sensación de una dura lesión que Luna entregó en la cancha cuando le tocó salir (lo hizo con os ojos llenos de lágrimas) fue rápidamente desactivada cuando a la salida del estadio Colella habló de que sólo se trataba de una contractura. Después de eso llegó el optimismo porque el dolor le había mermado mucho ya para el primer día de trabajo (el lunes). Y con el estudio de ayer el panorama se aclaró aún más. Por supuesto no existen precisiones porque se trata de una lesión muscular, pero la distensión que apareció hizo que el cuerpo técnico se aferrara mucho más todavía a la cautela.

Luna trabajará aparte toda la semana y recién el sábado se decidirá. “Aparte de verlo, también tendremos que hablar con él porque su palabra en esto vale mucho y, como siempre decimos, en este caso las decisiones se toman en conjunto”, confió Russo.

De todas formas, al Chino le quedan cinco días por delante. Hoy parece difícil que pueda estar, pero de la misma forma está toda la predisposición para esperarlo y tomar una decisión a último momento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS