Edición Impresa

Central está jugando contra sus propias ansiedades

Aunque nunca perdió el orden de mitad de cancha hacia atrás, el equipo auriazul no logró soltarse  

Domingo 05 de Mayo de 2013

Por algo Miguel Russo hizo referencia pública durante la semana al nivel de ansiedades que suele acompañar esta clase de definiciones. No fue una declaración antojadiza, ni de ocasión. Todo lo contrario. Evidentemente, el entrenador está percibiendo en cada entrenamiento que a su equipo le está costando soltarse en las últimas fechas. Y algo de eso se reflejó ayer en el cero a cero con Ferro en Caballito.

   La cercanía del objetivo es un incentivo decididamente encantador, pero seguramente tiene efectos colaterales no deseados que están saliendo a escena y que conspiran contra el nivel expresivo del conjunto auriazul.

   Por eso ayer el Sapo Encina y Diego Lagos fueron aportes de bajo valor específico por sus bandas. Y también por eso Méndez participó con ráfagas efectistas, agradables para los ojos, pero poco productivas para el equipo. Y así sólo el pibe Nery Domínguez terminó siendo el reloj que manejaba la pelota y los tiempos de la mitad de la cancha.

   Lo cierto es que ayer Central no pudo romper el partido que le propuso su rival de turno. No tuvo ideas ni fútbol para rebelarse. Y lo llamativo es que este cuadro de presiones, anhelos y expectativas se mantendrá en la recta final del certamen.

   Por eso, más allá de que no encuentre el ritmo arrollador de fechas no muy lejanas, es muy importante que el equipo no pierda la línea y sume. Así lo dio a entender Russo en rueda de prensa, y así quedó claro en la igualdad con Ferro.

El equipo estiró a 12 los partidos sin derrotas en condición de visitante. Así, Central sabe que de acá al final sólo depende de su propia suerte y de su capacidad para manejar estas situaciones que se seguirán presentando.

Las buenas campañas generalmente se edifican haciéndose fuerte de local. Rosario Central viene cumpliendo en ese sentido, pero también mostrando chapa de candidato en condición de visitante. La prueba está en que el equipo de Miguel Angel Russo alcanzó ayer los 12 encuentros sin conocer la derrota fuera del Gigante de Arroyito, con nueve triunfos y tres empates.

La última caída canalla de visitante data de la 8ª fecha, cuando perdió 1-2 en Paraná frente a Patronato. A partir de allí hilvanó 12 partidos sin derrotas.

“Creo que este equipo cuando juega afuera siempre saca algo extra”, relató Miguel Angel Russo ayer en cancha de Ferro en este sentido.

Claro que esto no se dio por una cuestión meramente fortuita, sino que se logró a base de buenos rendimientos. Por eso a los rivales se les está haciendo complicado ganarle al Canalla.

Ayer también el equipo terminó con la valla en cero, algo que no lograba desde hacía cuatro fechas. Es que Caranta había sufrido al menos un gol frente a Independiente Rivadavia, Almirante Brown, Douglas Haig y Crucero del Norte.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS