Edición Impresa

Central dilapidó goles y una nueva chance: perdió con Instituto 1 a 0

Central cayó ante Instituto y no pudo lograr el título antes del final del torneo. Todo quedó para la última fecha frente a Deportivo Merlo, en el Gigante.

Lunes 10 de Junio de 2013

Todo quedó para el último juego, en lo que será la despedida de la B Nacional. Central no pudo con Instituto, cayó en el Mario Kempes y aún no logró conseguir el otro objetivo buscado después del tan ansiado ascenso a primera división: el título. Fue un duro golpe recibido por uno de los peores equipos del campeonato, pero la mirada positiva indica que las posibilidades siguen siendo todas canallas. Dependerá de sí mismo y tendrá que volver a la victoria para quedarse con la vuelta olímpica y no esperar otro resultado ajeno, en este caso de Gimnasia que está a un punto.

Central arrancó jugando en terreno adversario y acorraló al conjunto cordobés. Así, en el primer cuarto de hora, generó varias situaciones como para cachetear a un rival que está a la espera de cortar con el suplicio tras un torneo olvidable. A los 6', tras una sucesión de rebotes, Bareiro metió un derechazo tremendo dentro del área que rebotó en el codo de Damiani, pero el árbitro muy cerca ordenó la continuidad del juego.

Cuatro minutos más tarde otra vez Bareiro tuvo su revancha, pero las manos de Chiarini le ahogaron el grito tan buscado. A partir de ahí Instituto, con las escasas ideas futbolísticas que tenía, logró controlar y llevar al partido a una disputa sin ideas claras. Recién a escasos segundos de la media hora el Canalla elaboró un contraataque con olor a gol.

El Sapito Encina llegó con pie firme para fusilar a Chiarini, pero el uno se quedó con el duelo y evitó lo que insinuaba ser la caída de su valla.

Lo que asomaba con ser una fiesta con vuelta olímpica comenzó a tomar otro color en el segundo período, porque Instituto vio que podía dar pelea. Se animó a atacar, aprovechó la endeble resistencia defensiva del Canalla y así Cristian Bernardi tocó al gol en la boca del arco de García. Un golpe tremendo como para generar intranquilidad dentro de un partido que le costaba y demasiado a Central.

Por eso Russo antes había mandado a la cancha a Carrizo y tras el gol del anfitrión llamó a Coniglio para tratar de cambiar el destino de un choque que a esa altura le era adverso.

Estuvo ahí nomás de equilibrar las cuentas tras el gol de la Gloria a través de Méndez, pero Chiarini en su enésima intervención le dijo “no” al Canalla. El local se le animó al líder del torneo y fue por más. Tras una jugada combinada Ponzio quedó solo para definir, pero García con el último suspiro y con el pie salvó la segunda caída de su valla.
Central siguió buscando la heroica, pero a través de centros que terminaban en nada y, encima, las situaciones que elaboraba eran anuladas por la figura de la cancha. El factor clave por el que Instituto ganó su octavo partido en 37 cotejos.

Central llegó a Córdoba con la mesa servida y con la idea fija de festejar el título con la vuelta olímpica ante una multitud canalla. Se fue sin nada, golpeado por el traspié y estirando la chance de la conquista del título una semana. En el último juego, el de la despedida en el torneo y donde ahora sí no podrá fallar. Por ahora, la vuelta debe esperar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS