Edición Impresa

Central: Damián Musto, el nuevo refuerzo, no quiere perder el tiempo

El volante de 27 años acentúa todas las palabras a la hora de referirse a la nueva etapa que le tocará vivir. Su énfasis desnuda una inmensa ilusión de cara a lo que se le viene. Y no lo oculta.

Miércoles 30 de Julio de 2014

El mediocampista Damián Musto ya es un canalla más. Pero recién hoy llegará a Rosario. Tras el largo viaje desde Bahía Blanca hizo una parada estratégica en su Casilda natal antes de sumarse al plantel que dirige Miguel Russo. Pero el ex Olimpo ya tiene la mente puesta en el Gigante de Arroyito. "Me encantaría estar frente a Quilmes. Quisiera comenzar a jugar el viernes de local. Sería muy lindo. Lo vengo pensando y amasando. Pero pasará por una decisión del entrenador", enfatizó el volante surgido en Alumni, en la antesala de su primer día de trabajo en el predio que Central posee en Arroyo Seco.

El volante de 27 años acentúa todas las palabras a la hora de referirse a la nueva etapa que le tocará vivir. Su énfasis desnuda una inmensa ilusión de cara a lo que se le viene. Y no lo oculta. "Estoy ante una de las posibilidades más importantes de mi carrera. La voy a encarar como tal. Me pelaré el lomo para ganarme un lugar. Trataré de seguir mi línea de trabajo que es el sacrificio para sumar. Siempre en beneficio del equipo y dejando de lado el pensamiento personal porque si pensamos en equipo podemos conseguir grandes cosas", manifestó apenas comenzó su diálogo con Ovación.

—¿Ya hablaste del tema futbolístico con Russo?

—Recién hoy (por ayer) hablé con Miguel. Pero fue una charla muy breve. Seguramente habrá tiempo para hablar de eso en persona.

—¿Sabés cómo suelen jugar sus equipos?

—Sí. He visto que por lo general trata de mantener un 4-4-2 con uno de los dos volantes centrales que se suelta. Le gustan los carrileros rápidos, que los que juegan por afuera sean picantes y que lleguen al área rival acompañados. Pero al mismo tiempo trata de tomar los recaudos necesarios como para no regalarse y quedar desprotegido. Veremos de qué manera uno puede entrar en ese esquema.

—¿Vos cómo te sentís más cómodo en la mitad de la cancha?

—Trato de adaptarme a lo que pide el entrenador. Si bien soy un volante más de contención, de roce y marca... Trato de dar el primer pase seguro. Me tocó jugar solo en la mitad de la cancha, con otro al lado y con tres volantes de características similares. Me desempeñé con diferentes sistemas, y uno trata de adaptarse. Hay que ser flexible para buscar el beneficio del equipo.

—¿Cómo estás física y futbolísticamente?

—Entrené a la par de todos mis compañeros (en Olimpo). Hice la pretemporada completa, jugamos tres amistosos y un partido por la Copa Argentina. Creo que arranco a la par del resto. Trataré de adaptarme lo más rápido posible a la forma de trabajo, ya que cada profe y cada técnico tiene la suya. Intentaré acoplarme lo antes posible. Lo bueno es que acá hay una base que viene trabajando hace bastante tiempo de la misma manera.

—¿Qué esperás del público canalla en el Gigante de Arroyito?

—Uno es de la zona y sabe cómo siente el fútbol la gente de Central. Jugué muchas veces en esa cancha. Va a ser muy lindo tener toda esa gente a favor. Lo quiero disfrutar. Antes de empezar a entrenar siento las presiones y las ganas que tiene la gente de que a uno le vaya bien. Eso me da mas ganas.

—En Rosario el clásico se vive de una manera particular

—Sí. Ya me lo hicieron saber. No me tocó nunca jugar un clásico de esta magnitud. No creo que lo haya tampoco porque se paraliza la ciudad y la zona. Muchas veces el año de cada equipo queda definido por eso. En la 12ª fecha vamos a hacer todo lo posible para regalarle una alegría a la gente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS