Edición Impresa

Central: Por ahora en Arroyito, los jugadores son los que están

La búsqueda de refuerzos se extendió más de lo pensado, pero hay confianza. Hace un año, los delanteros llegaron todos juntos sobre la hora.

Jueves 24 de Julio de 2014

Un panorama claro desde lo estrictamente conceptual. Rosario Central no sumó ningún refuerzo y contra eso hay pocas cosas que objetar. Un escenario complejo si se intenta abordarlo con tinte especulativo. ¿Está el Canalla en condiciones de mejorar lo hecho en el último torneo con estos nombres? ¿Necesita reforzar algunas de sus líneas? Sólo el tiempo puede dar un veredicto aunque, se presume, algunas caras nuevas arribarán a Arroyito. Así, todas estas especulaciones quedarían de lado. Pero hoy la realidad es la que se vive, que no excluye la calma que el DT tiene y con la que transita la previa del inicio de la competencia.

Que todavía no haya llegado ningún refuerzo no es un dato menor. Pero no por el salto de calidad que todavía el equipo no obtuvo, sino por el tiempo de adaptación que Russo deberá dedicarle a quienes se pongan la camiseta en los próximos días. Hay una vieja frase en el fútbol (muchas veces no se cumple) que dice que los equipos, cuando se forman, necesitan un tiempo importante de adaptación. En ese sentido las primeras fechas serán para eso, siempre y cuando Russo opte por mandar rápidamente a la cancha a esos refuerzos.

Después, es poco probable abrir un juicio de valor que resulte exacto, atendiendo, claro está, que siempre es mejor que las pretemporadas comiencen con el plantel completo. En Central hay un antecedente inmediato que vale la pena traerlo a cuento. Así como la necesidad hoy pasa por reforzar mayormente el mediocampo, en el inicio de la temporada pasada ocurrió algo similar con la ofensiva, donde a menos de una semana de que comience el torneo Inicial, Russo no tenía prácticamente delanteros. ¿Qué pasó? Cuatro días antes del inicio de la competencia apareció Gonzalo Castillejos y tres días antes hicieron lo propio Carlos Luna y Sebastián Abreu. Todos se terminaron acomodando y, en mayor o menor medida, rindiendo.

Russo fue claro cuando la búsqueda prácticamente todavía no había comenzado. "Apuntamos a traer poco pero bueno", le dijo el DT a Ovación en una entrevista que fue publicada el pasado 16 de junio, con el técnico recién llegado de sus vacaciones. Tal vez sea esa postura, la de no salir alocado al mercado de pases a sumar nombres porque sí, la que determina que al debut por Copa Argentina se llega con lo que había en el club y que a prácticamente una semana del torneo local todavía muchos se estén preguntado quién va a venir.

El condimento de las bajas de dos jugadores que fueron titulares en el último torneo tampoco puede dejarse fuera del análisis. Es otra discusión si Jesús Méndez o Federico Carrizo tuvieron un buen o mal torneo, pero lo cierto es que para Russo eran titulares indiscutidos y hoy no están. De allí que las pretensiones se centren básicamente en la mitad de la cancha.

Alguien le confió a este diario que en los últimos días Russo fue cuando "más tranquilo se mostró". En cierta forma porque considera que los nombres apuntados (ver aparte) son los correctos, pero fundamentalmente porque está convencido de que esos puestos que necesita cubrir van a ser cubiertos.

Mucho tiempo no queda. En cualquier momento los arribos pueden empezar a producirse y en Central confían en que así será. El tema pasa por todo el tiempo que pasó por encima de la búsqueda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS