Edición Impresa

Censuraron una entrevista a Vargas Llosa en Venezuela

La respuesta nunca se conoció. La estación decidió suprimir el último bloque de declaraciones y colocar la emisión estelar de su noticiero.

Sábado 03 de Mayo de 2014

Los ecos de la reciente visita de Mario Vargas Llosa a Venezuela aún se escuchan. El martes pasado, la cadena local de noticias Globovisión —adquirida hace un año por capitales vinculados con el gobierno— decidió transmitir después de muchas vacilaciones una entrevista de la periodista Shirley Varnagy al Nobel peruano. Cuando se acercaba el fin del segundo bloque, la moderadora le preguntó al escritor sobre Hugo Chávez a partir de un dilema que 15 años atrás, en una crónica llamada "El enigma de los dos Chávez", Gabriel García Márquez se había planteado sobre el entonces presidente electo: "Mientras se alejaba entre sus escoltas de militares condecorados y amigos de la primera hora, me estremeció la inspiración de que había viajado y conversado a gusto con dos hombres opuestos. Uno a quien la suerte empedernida le ofrecía la oportunidad de salvar a su país. Y el otro, un ilusionista, que podía pasar a la historia como un déspota más".

La respuesta nunca se conoció. La estación decidió suprimir el último bloque de declaraciones y colocar la emisión estelar de su noticiero. Para la conductora, que estaba en su casa viendo el programa que ella misma había ensamblado por la trascendencia del personaje, esa salida antitelevisiva era una evidente muestra de censura y pidió explicaciones. Le respondieron en principio que problemas técnicos lo habían impedido aunque luego, con el paso de los días, ese argumento terminaría por ceder frente a su primera intuición. "Ayer (por el martes) no transmitieron la entrevista completa que le hice a Vargas Llosa. No haré silencio en mi espacio, hasta hoy trabajé en Globovisión", dijo Varnagy en Twitter.

La explicación coronaba una serie de tropiezos evidentes para la audiencia en la media hora que debía durar la entrevista. Durante los cortes comerciales se transmitieron dos largos avances informativos —uno sobre el aumento del salario mínimo anunciado poco antes en transmisión obligatoria de radio y televisión por el presidente Nicolás Maduro, y otro con las declaraciones del ministro de Interior y Justicia a propósito del asesinato del ex jefe de la inteligencia chavista Eliézer Otaiza— que le quitaron minutos a la entrevista con Vargas Llosa. Aunque no es extraño que eso suceda en un informativo de televisión, no eran noticias de última hora. Después de las 21, además, el telediario estelar repetiría esas noticias.

Trabas. Vargas Llosa concedió la entrevista el jueves 24 de abril, pero Globovisión hizo todo lo posible para retrasar su emisión. El sábado Shirley Varnagy recibió una llamada de la gerencia de producción de la planta para que no pautara la entrevista para el lunes. Ella se negó. La petición, razonó entonces, iba en contra de la pertinencia y el sentido de la oportunidad que caracterizan a este oficio. Después la directiva pidió ver el material antes de difundirlo. La conductora aceptó pero puso una condición: "Las opiniones de él no son editables en mi espacio".

Varnagy se convirtió en la empleada 56 que renuncia a Globovisión desde 2013 por sus nuevas políticas editoriales. Es que Globovisión fue adquirida por un grupo empresario cercano al gobierno de Maduro, apenas dos semanas después del fallecimiento de Hugo Chávez. Así, el único canal crítico al chavismo fue comprado y la línea editorial cambió rápidamente. Periodistas críticos fueron despedidos, a pesar de que en el momento de la compra se anunció que la línea editorial mantendría su independencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario