Edición Impresa

Cayó un prófugo de "La banda de los rosarinos"

Mariano Iparraguirre está imputado de ser el nexo con la policía del grupo de ladrones de autos que lideraba Esteban Lindor Alvarado.

Sábado 05 de Julio de 2014

El último de los prófugos de “La banda de los rosarinos” que robaba autos en el norte del conurbano bonaerense y los desarmaba o vendía en esta ciudad, fue detenido ayer en el barrio Saladillo tras dos años de búsqueda. Se trata de Mariano “Chapu” Iparraguirre, de 43 años, considerado la “mano derecha” de Esteban Lindor Alvarado, jefe de la banda que desde 2012 está preso a disposición del fiscal de San Isidro Patricio Ferrari.

   Iparraguirre fue detenido por detectives de la Dirección Departamental de Investigaciones de San Isidro y personal de Gendarmería Nacional apostado en Rosario en una casa de Anchorena al 300 bis, en el sur de la ciudad y a dos cuadras de la comisaría 11ª. Allí el hombre vivía con su mujer, sin falsa identidad y con su DNI original pese a que tenía pedido de captura desde el 22 de agosto de 2012.

   Tal como sucedió hace dos años cuando en Rosario el fiscal Ferrari detuvo a Alvarado y a sus cómplices, el funcionario volvió a prescindir del apoyo de la policía santafesina ya que sospecha que la banda contaba con protección de la fuerza para llevar adelante su accionar.

   Fuentes de la investigación explicaron que incluso hay escuchas telefónicas que revelan que justamente “Chapu” era el enlace de la banda con la policía rosarina, al punto que él le anticipaba a Alvarado los allanamientos que iban a realizarse en sus galpones para que esconda los vehículos que pudieran comprometerlo.

   Una fuente judicial señaló que “aún con pedido de captura, Iparraguirre era quien en la actualidad seguía manejando los galpones, desarmaderos y negocios de la banda, mientras Alvarado está preso” en la cárcel de Campana y a la espera del juicio oral.

   Iparraguirre está imputado por “asociación ilícita y encubrimiento agravado por ánimo de lucro y habitualidad” y fue trasladado a la DDI de San Isidro, donde quedó detenido a disposición del fiscal Ferrari, quien en las próximas horas le tomará declaración indagatoria.

Celda Vip. Alvarado y otros nueve imputados que están presos desde agosto de 2012 irán a juicio oral en breve acusados de conformar una asociación ilícita que se dedicaba a robar autos en San Isidro y otros partidos del norte del conurbano para desguazarlos o “reempapelarlos” y venderlos en Rosario.

   El año pasado, Alvarado y otros dos cabecillas de la banda, Walter Ramón Bucci y Gabriel Antonio “Peto” García, ganaron notoriedad cuando el fiscal Ferrari allanó la Unidad 21 de Campana donde están presos y descubrió que tenían una celda “VIP” con televisor, PlayStation, reproductor de DVD, aire acondicionado, freezer y diez celulares con los que continuaban manejando sus negocios en Rosario.

   En medio de la investigación, el fiscal también descubrió que en 2012 uno de los ladrones de autos de la banda cayó preso en la comisaría de Villa Adelina, pero los dos subcomisarios a cargo de la seccional lo extorsionaron y liberaron a cambio de 10.500 pesos y la transferencia de un vehículo. Esos dos ex subcomisarios (Marcelo Gustavo Godoy y Pablo Javier Sosa) fueron detenidos y condenados el 12 de marzo pasado a 9 años de prisión por extorsión y encubrimiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS