Edición Impresa

Cayó un joven como sospechoso de un violento homicidio en La Tablada

Tiene 20 años y es hermano de un adolescente que ya había sido demorado por el crimen. Cristian "Moroco" Ferreyra fue asesinado de nueve balazos el pasado 6 de junio.

Martes 04 de Septiembre de 2012

Un chico de 20 años que fue detenido el domingo por el crimen de Cristian Moroco Ferreyra ocurrido tres meses atrás en La Tablada se abstuvo de declarar en el juzgado de Instrucción Nº 7, a cargo de Juan Andrés Donnola. El joven apresado, Lucas Matías N., es el hermano de Chucky N., un adolescente de 16 años arrestado el 24 de julio por este mismo caso pero luego liberado luego de que la jueza de Menores María Dolores Aguirre Guarrochena le dictara la falta de mérito.

Lucas N. fue apresado por efectivos de la sección Homicidios y quedó imputado de homicidio agravado por la intervención de un menor, lesiones y portación de arma de guerra. Sin embargo su abogado defensor, Marcos Cella, sostuvo que el día que ocurrió el crimen de Moroco Ferreyra su cliente estaba en la ciudad correntina de Goya.

"Presenté en el tribunal fotocopias de los pasajes de colectivos que adquirió mi cliente para viajar a Corrientes", señaló el letrado. Además afirmó que el joven detenido tiene una discapacidad y sufre de epilepsia. En este sentido, un vocero judicial indicó que Lucas N. tiene "una discapacidad psicológica leve".

Cruzadas. El portavoz consultado indicó que los hermanos N. fueron apuntados como autores del homicidio de Moroco por una testigo, que, según dijo, presenció el crimen. Por su parte, Cella desestimó los dichos de la mujer al afirmar que "su testimonio está viciado porque está enemistada con la familia de mi cliente". En este sentido, el letrado añadió que la madre de los hermanos N. la denunció en el juzgado de Instrucción que investigó el crimen de Marcelo David N., su otro hijo de 17 años conocido como Monedita.

En este contexto, Cella anunció que en los próximos días Chucky se presentará en los Tribunales a raíz de que, según dijo, se libró nuevamente una orden de detención del adolescente a partir de los dichos de la testigo.

Con saña. Cristian Ferreyra, de 26 años, fue asesinado de al menos nueve disparos de armas de fuego calibre 9 milímetros y 11.25. Cuatro balazos impactaron en la cabeza y otros cinco en el cuerpo. Fue la noche del martes 6 de junio, cuando lo emboscaron en un pasillo de Centeno y Patricias Argentinas (la prolongación de Colón al 4100).

En el mismo hecho fue herido Fabián S., de 40 años, quien recibió tres balas en el pecho y otras tres que le provocaron fracturas en una pierna y un brazo. Por estas lesiones también está imputado Lucas N.

Según relataron fuentes policiales en aquel momento, Moroco había llegado al pasillo —donde vecinos refirieron la existencia de un quiosco de venta de drogas— en un Peugeot 307 que había comprado meses antes. Pasadas las 22.45 se escucharon entre 12 y 15 disparos de arma de fuego.

El cuerpo de Ferreyra quedó en medio de un enorme charco de sangre mientras varias personas sacaban apresuradamente elementos de una vivienda de dos plantas. Según dijeron en ese momento fuentes de la investigación, Moroco y Fabián S. se conocían pero no habían llegado juntos al pasillo donde fueron emboscados. "No hay mucho para decir en este caso", dijo entonces un pesquisa, y agregó: "La víctima fue asesinada con saña. Lo que resta averiguar es por qué tanta saña, si fue por venganza u otra cosa".

Muertes. Entre los variados antecedentes penales de Ferreyra, en 2007 fue investigado por su presunta participación en el crimen de Marcelo David N., un pibe de 17 años conocido como Monedita y hermano, precisamente, de los dos detenidos que hasta el momento tuvo el crimen de Moroco.

El crimen de Monedita —sindicado como integrante de la banda del ya fallecido Guillermo Torombolo Pérez— no pudo ser esclarecido por la Justicia. Por el homicidio también fue investigado Rubén Chapu Ramírez, un hombre de 28 años asesinado de seis balazos en 2009.

Sin mérito. A casi dos meses del asesinato de Ferreyra, la policía detuvo al adolescente de 16 años conocido como Chucky. El crimen de Moroco tenía en ese momento dos hipótesis, una pelea por el tráfico de drogas o una venganza, pero un solo sospechoso, y era ese chico.

El adolescente fue detenido el 24 de julio e indagado por la jueza de Menores María Aguirre Guarrochena, a quien le dijo que no tenía nada que ver con el homicidio de Moroco y un par de días después la magistrada le dictó un falta de mérito y lo liberó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario