Edición Impresa

Cayó preso por violar una orden judicial, golpear y abusar de su ex pareja

Villa Gobernador Gálvez. Desde el 6 de junio el hombre no podía acercarse a menos de 300 metros de la casa donde residió. Una hija de ambos dio el aviso.

Sábado 21 de Junio de 2014

El 6 de junio pasado María tomó una decisión pensando en terminar con un infierno que se le había hecho cotidiano. Fue al Tribunal Colegiado de Familia número 3 y denunció por violencia doméstica al padre de sus hijos. Ese mismo día, una funcionaria judicial rubricó una orden de exclusión de hogar contra el concubino de la mujer, Miguel César V., de 33 años, quien desde entonces no podía acercarse a más de 300 metros de la casa en la que la familia residía en el barrio Ghiglione de Villa Gobernador Gálvez. Pero esa no fue la solución. El viernes al mediodía Miguel V. fue detenido por efectivos de la subcomisaría 26ª dentro de la casa de María. La mujer denunció que fue golpeada, maniatada y abusada reiteradamente por su ex pareja a metros de la habitación donde dormían sus dos hijas de 6 y 12 años.

Ayer a la mañana Miguel César V. fue trasladado a los Tribunales provinciales y en la sala 5 afrontó, con la asistencia de la defensora oficial Maricel Palais, la audiencia imputativa y de prisión preventiva.

La fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales, Karina Bartocci, lo acusó por la supuesta comisión de los delitos de lesiones, privación ilegal de la libertad y abuso sexual con acceso carnal. Y el juez Javier Beltramone le dictó la prisión preventiva sin plazo dejando firme la imputación por los delitos de abuso sexual agravado por acceso carnal en concurso real con lesiones agravadas y desobediencia de mandato judicial. La defensa logró desactivar de la imputación la acusación de privación ilegítima de la libertad.

Una casa pobre. María está afincada en los confines del barrio Ghiglione, en inmediaciones del cementerio de Villa Gobernador Gálvez. Desde la tarde del 6 de junio vivía sola con sus dos hijas. Aquel día Miguel César V., quien se gana la vida como chofer de taxi en Rosario, pasó por la subcomisaría 26ª, se notificó de la exclusión de hogar dictada por la Justicia y retiró las pertenencias básicas de la que fuera su residencia. Lo más cerca que podía pasar de la puerta de la vivienda era a 300 metros.

Sin embargo, el jueves pasado a la medianoche César V. desconoció el mandato judicial y regresó a su casa. Todo lo que sucedió luego, y que se conoce por el relato de la víctima, hace inferir que su móvil fue la venganza. Mientras sus dos hijas dormían el hombre llegó hasta la habitación donde dormía su ex pareja.

De acuerdo a lo comentado por fuentes allegadas a la pesquisa, César V. primero golpeó a María, luego la agarró de los pelos y la amenazó de muerte con un machete de 30 centímetros de hoja, más tarde la maniató con precintos plásticos y hasta improvisó una horca con un cable que fue secuestrado por la policía. Teniéndola a disposición, con sus hijas durmiendo en el cuatro de al lado, abuso sexualmente de María en forma reiterada. Esa situación para la mujer se prolongó hasta pasadas las 14.30 del viernes. Según los voceros, las niñas estuvieron ajenas a lo que sucedía en la habitación de su madre.

Tras las rejas. Fue la hija de 12 años de la pareja la que logró salir de la vivienda y dio aviso a un pariente que vive cerca de allí, quien de inmediato llamó al 911. A los pocos minutos el móvil de la sub 26ª llegó al domicilio y se encontró con la niña esperando en la vereda, lo que favoreció el ingreso. Cuando los policías ingresaron se toparon con la pareja en la habitación.

César V. intentó resistirse a la detención empuñando el machete, pero fue rápidamente controlado. A María se la llevaron al hospital Anselmo Gamen donde, según fuentes allegadas a la investigación, comprobaron las lesiones que había padecido. Luego la mujer quedó a disposición de empleadas del Centro Atención a la Víctima de Delitos Sexuales, la ex Comisaria de la Mujer. Mientras que los pesquisas incautaron en la escena del hecho el machete, cuatro precintos plásticos y un cable.

Ahora Miguel César V. deberá afontar, tras las rejas, el proceso por por los delitos de abuso sexual agravado por acceso carnal en concurso real con lesiones agravadas y desobediencia de mandato judicial por la denuncia de exclusión de hogar de la que el hombre se había notificado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario