Edición Impresa

Cayó en Córdoba por un secuestro virtual en Santa Fe

Una mujer de 32 años fue apresada en la ciudad de Córdoba acusada de cobrar el dinero en efectivo que le fue girado desde Santa Fe por la víctima de un secuestro virtual en una pesquisa llevada adelante por la Policía de Investigaciones y el Ministerio Público de la Acusación.

Domingo 14 de Septiembre de 2014

Una mujer de 32 años fue apresada en la ciudad de Córdoba acusada de cobrar el dinero en efectivo que le fue girado desde Santa Fe por la víctima de un secuestro virtual en una pesquisa llevada adelante por la Policía de Investigaciones y el Ministerio Público de la Acusación.

Todo empezó cuando una mujer afincada en un distrito de la costa santafesina, a la vera de la ruta 1, recibió un llamado al teléfono fijo de su casa en el cual le dijeron que tenían privado de la libertad a su hermano, y que desde ese momento debía obedecer las instrucciones que le dieran para que su familiar no sufriera daños físicos.

En ese marco, la mujer fue hasta un local comercial cercano a su casa y le cargó crédito a un celular que le indicaron. Entonces los desconocidos se comunicaron con ella y le informaron que seguirían sus pasos. Tanto fue, que le describieron como estaba vestida en ese momento.

Tras ello los maleantes le dijeron dónde debía tomar un remís haciéndole entender que conocían muy bien el terreno. De esa manera desalentaron cualquier tipo de actitud de la mujer respecto de zafar de sus órdenes. Como ella les había explicado que el dinero exigido no lo tenía en su totalidad, la obligaron a ir a cajeros automáticos para retirarlo, lo que hizo a bordo del remís. Y después, como tampoco le alcanzaba, tuvo que ir a la casa de su madre en Santa Fe y pedirle más plata.

Mientras todo sucedía, la mujer mantenía la comunicación con los presuntos secuestradores a través del celular y cuando terminó de juntar el efectivo exigido, le ordenaron ir al supermercado de una cadena internacional ubicado a la vera de la ruta nacional 168, buscar la oficina de Western Union y realizar dos depósitos para enviarlos a la oficina de esa firma en Córdoba.

De cerca. Cuando estuvo frente a la oficina de Western Union, los hombres continuaron comunicados con el celular de la mujer y le hicieron saber que la estaban observando. Le ordenaron que no dé explicación alguna a las empleadas de la firma y que una vez terminado el trámite saliera a la playa de estacionamiento. Algunos minutos después, los hombres le informaron que los depósitos habían llegado a la oficina de Córdoba, y que ella podría reencontrarse con su hermano.

La mujer cortó con los desconocidos e inmediatamente llamó al celular de su hermano que estaba muy bien y en su casa. Entonces la víctima se dio cuenta del engaño y lo denunció en la Policía de Investigaciones, a la que le aportó los comprobantes de los depósitos. Los policías informaron a la fiscal María de los Milagros Parodi y ésta pidió colaboración a la Policía Judicial cordobesa, que logró localizar y detener a la mujer que cobró el dinero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario