Edición Impresa

Cavallero: "El que gobierna es un socialismo raro porque gana donde la gente tiene plata"

Fue el primer intendente socialista de Rosario (1989-1995). Actualmente es concejal, cargo que ocupó varias veces, y fue diputado nacional y candidato a gobernador de Santa Fe.

Martes 25 de Noviembre de 2014

"Yo leí muchos libros y muy buenos sobre el socialismo, pero pocos de socialistas que hayan gobernado y expliquen cómo practicaron el socialismo gobernando", dice Héctor Cavallero, explicando qué lo llevó generar "Socialismo-De la teoría a la práctica", un libro donde se publica su pensamiento, a través del diálogo con Oscar Bebán y Enrique Llopis, los autores del trabajo. En ese marco, para el ex intendente de Rosario (1989-1995), el gobernante Partido Socialista (PS) —en la ciudad y la provincia— se ha alejado del ideario de la "izquierda nacional, popular y latinoamericanista" de sus orígenes, para formar alianzas políticas con la derecha.

- ¿Cuál es la idea del libro?

—Habla del socialismo de la teoría a la práctica y los pasos que hay que dar. Primero tener definida tu ideología, segundo ver la realidad y hacer un programa jerárquico, y tercero tenés que saber pasar eso a un presupuesto. Yo leí muchos y muy buenos libros sobre el socialismo, pero pocos de socialistas que expliquen cómo practicaron el socialismo gobernando. También habla de nuestra historia. El 10 de diciembre cumplo 25 años desde que asumí como intendente. En el libro contamos desde lo que nació como una expresión estrictamente universitaria de izquierda nacional hasta la fundación del Partido Socialista Popular (PSP) en 1972 junto a Guillermo Estévez Boero y muchos más, y la otra parte es donde definimos qué socialismo queremos. Admitimos que hay otros como el PS actual pero nosotros no coincidimos porque el nuestro es nacional, popular y latinoamericanista. Destacamos lo popular porque no nos avergüenza esa palabra. La expresión "populista" nace de la colonización cultural que nos ha hecho el liberalismo. Populismo es una palabra que se utiliza peyorativamente para castigar a todo gobierno que sigue la agenda del pueblo.

- ¿Cómo describe esa agenda del pueblo?

—Libertad, justicia social y solidaridad es lo que ha sostenido el socialismo a lo largo de toda su historia. Y justicia social es la igualdad y esa es la gran diferencia que tenemos con el PS. Socialismo es si lo que hacés en donde te toca gobernar es cada vez igualar más la situación de los seres humanos, y ahí vas de la teoría a la práctica. Si en una parte de la ciudad tenés gas, cloacas, pavimento, un socialista se tienen que dedicar a igualar.

- Respecto a igualar, muchos hablan de "varias Rosario".

—Hay una sola ciudad con tremendas desigualdades socioeconómicas y geográficas.

- ¿Por qué cree que les pasa esto a sus antiguos compañeros del gobierno?

—Creemos que el PS acá ha ido dejando de ser un partido de militantes para ser un partido de funcionarios. Con tantos años, esto lo aleja del diálogo permanente con aquellos a quienes tenés que cambiarle la realidad para que vivan mejor.

- Ud. hablaba de izquierda nacional y popular, ¿cual fue su relación con el peronismo?

—El PSP nació el 23 de abril de 1972. En la primera elección de 1973 se abstuvo porque estaba Perón proscripto. En la segunda elección votamos a Perón presidente. En el 83 llevábamos la fórmula Estévez Boero-Rossi, pero decíamos que nuestros electores iban a votar por el candidato del PJ. Ideológicamente sé que los trabajadores son el sustento fundamental para producir un cambio social, entonces un socialismo sin trabajadores no puede transformar la realidad.

- ¿Esa es la causa de la fractura del PSP?

—No es casualidad que cuando se produce la división del partido, unos hacen la unidad con el radicalismo para crear la Alianza y otros fuimos aliados con el peronismo. Para nosotros es una alianza que tiene que ver con lo ideológico. Nosotros no juzgamos a la conducción del peronismo sino que nos unimos a la base que es el movimiento obrero.

- ¿Le dolió que le dijeran "menemista"?

—Ellos utilizaron lo de menemista para desprestigiarme, pero la realidad es que nos fuimos y fundamos el PPS que se define como socialismo nacional, popular y latinoamericano. Y eso te da la pauta que nosotros apoyamos a Chávez y Evo Morales, y ellos están con Capriles, con Paz Zamora en Bolivia, alineados a nivel latinoamericano con la derecha. Menem ganó en mayo y yo asumí la Intendencia en diciembre de 1989, entonces a mí se me dijo menemista. Yo creo y lo ratifico hoy, esta ciudad necesita llevarse muy bien con el gobierno provincial que está en Santa Fe y con el gobierno nacional. Un gobernante no puede decir "no me reúno con alguien que piensa distinto".

- ¿Cree que eso ha pasado estos últimos años?

—Es totalmente negativo lo que está haciendo Binner. Yo me opuse a los indultos, repudié el cierre de ramales ferroviarios, me opuse a la venta de la acción de oro de YPF, etcétera, durante el menemismo. Nunca bajé mis banderas pero siempre mantuve la relación con el gobierno central porque hay problemas que si no, no se pueden resolver.

- Actualmente el término socialismo, en el mundo y aquí, plantea un abanico ideológico y de praxis extremadamente amplio, ¿cómo se relaciona con eso?

—Así como cayó el Muro de Berlín e implosionó el socialismo real o el comunismo, también la globalización liquidó a la socialdemocracia. Es el gran fracaso. Y en algunos lugares el socialismo está ligado a la derecha desde hace años como en Alemania.

- Ud. antes mencionó a Chávez, quien habló del "socialismo del siglo XXI".

—Socialismo son todos los gobiernos populares que llevan adelante programas que tienden a una mayor igualdad.

- Aunque no se llamen necesariamente socialistas.

—Claro.

- ¿Habría que inventar nuevas categorías que reemplacen un término ya muy usado?

—Creo que sí. Y sobre todo por este proceso de transformación. Tenemos que ir a una denominación común que nos iguale. Yo veo como un hecho grave que en la Constitución nacional se diga que los partidos son la voz del pueblo y después haya una ley de las Paso donde cada uno puede hacer lo que quiere al margen de los partidos. Y está la ley de la boleta única donde alguien famoso, pero que no conoce la realidad, puede ser trasplantado a encabezar una lista y como se vota eso y no un partido y un conjunto de ideas, prácticamente se termina votando a la persona que encabeza con la fotito.

- Los defensores la boleta única dicen que es un avance contra el aventurerismo político.

—Pero es todo mentira. Esto va a disgregar todo. Gana un gobernador y está en minoría en la Cámara de Diputados. Acá la intendenta no tiene ni un tercio para defender un veto. Cada vez hay más bloques unipersonales porque cada uno siente que ganó él. Tendríamos que volver a redefinir que las bancas son del partido. España tiene una ley contra el transfuguismo político.

- ¿Qué siente cuando escucha que la alianza del PS y UCR se define de centroizquierda?

—En la última elección de concejal si ves dónde gané yo, uno dice bueno, este que gobierna es un socialismo raro porque gana donde la gente tiene plata y tiene de todo, y pierde donde la gente tiene necesidades, allí donde gané yo en todos esos barrios humildes. Por eso me parece muy presuntuoso que digan que ese es un frente de centroizquierda.

Presentación

Los autores Oscar Bebán y Enrique Llopis presentan hoy en la sede de gobierno de la UNR, Maipú 1065, a las 19, “Socialismo: de la teoría a la práctica. Conversaciones con Héctor Cavallero”. Además estarán en el panel el rector de la casa de altos estudios Darío Maiorana, el vice Fabián Biciré y, por supuesto, el Tigre Cavallero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario