Edición Impresa

Caso Sarjanovic: la esposa cree que desapareció por manejos de dinero

Según su abogado, Diego operaba en forma particular con fondos de otras personas y tal vez quedó en aprietos por una deuda.

Lunes 07 de Septiembre de 2015

La desaparición sin aviso de una persona que además no deja rastros suele ser fundamento de la más profunda incertidumbre. Sin embargo para los más íntimos de Diego Sarjanovic, el empleado de una empresa de catering de quien nada se sabe desde hace cuatro días, existe una circunstancia como motivo descollante de esta ausencia. Sus familiares están convencidos de que lo que produjo este inquietante misterio se vincula a manejo de dinero. Y aunque no refieren detalles porque alegan no saber de su desempeño, sí estiman que a la par de sus actividades lícitas Sarjanovic se dedicaba a colocaciones financieras tanto para inversores particulares como para empresas, con capitales del circuito extralegal. Para decirlo vulgarmente, plata negra. Las razones de este imprevisto para ellos hay que buscarlas en un conflicto por un movimiento de efectivo.

"Es convicción de la esposa de Diego Sarjanovic que no hay otras explicaciones para su desaparición más allá de un problema de la plata que él manejaba de manera habitual, una situación relacionada con una deuda o una acreencia, que pudo haber desatado un malestar. Pero ella descarta por completo que se haya ausentado voluntariamente por alguna cuestión de agobio personal, por una razón sentimental, por cualquier cosa que hubiera preferido no comunicar. Los familiares lamentablemente abrigan la peor de las presunciones", comentó ayer Fausto Yrure, el abogado que representa a Claudia, la esposa.

Conocimientos. Gerente financiero de la empresa de gastronomía Mc Catering, que administra entre otros los salones del complejo Metropolitano, Sarjanovic tiene 44 años. El viernes a la mañana salió de su casa del barrio San Eduardo a las 8.15 para ir al céntrico banco Comafi y recibir un cobro de dinero que iba a colocar en otro lado, es decir, un traspaso. Iba en un VW Surán blanco, patente IYR 150, pero nunca llegó al lugar, donde lo esperaba un empleado de Mc Catering llamado Lisandro.

Como habitual encargado del movimiento de dinero de Mc Catering Sarjanovic se desempeñaba en toda la operatoria legal de una empresa regular que no merece ningún reproche. Pero en ese ámbito adquirió conocimientos acerca de inversiones y también de los lugares donde hacerlas y empezó a sacar provecho de esa experiencia para realizar negocios propios. Su familia considera, según señala su abogado, que ese adiestramiento lo llevó a conectarse con circuitos de dinero negro, por ejemplo cuevas financieras donde se descuentan pagarés o cheques a fecha, o donde se negocian divisas, actuando como prestamista u operador del flujo de fondos de determinados comercios, particulares o empresas. Y también con determinadas mutuales donde los controles de capitales suelen ser muy laxos.

Un problema. En este camino ponen el foco sobre una operación en particular que generó un problema a Sarjanovic. Se trata de un dinero que él le prestó a una mujer que él conoció en Mc Catering, donde trabajaba como administrativa, pero que se retiró para dedicarse a un emprendimiento comercial, al parecer de ropa.

Según sostiene la familia, el hombre le había prestado plata a su ex compañera. Esta le refirió que le habían robado esa plata hace aproximadamente un mes, incidente que la mujer no denunció. El faltante de ese efectivo a Sarjanovic le ocasionó un desfasaje. Sería a esta mujer —que ya declaró en la Policía de Investigaciones (PDI)— a quien tenía que encontrar el viernes.

Lo que piensa la familia es que Sarjanovic tenía que responder por el dinero que la mujer aseguró le robaron.

Demora. Sarjanovic demoraba en llegar a la sucursal del Banco Comafi de Mitre y Santa Fe y por ello Lisandro se comunicó al celular. En el último contacto Diego le dijo que iba en camino pero de repente le dijo "esperá, esperá, ya te llamo" como si de modo imprevisto hubiera surgido alguien. Eso fue a las 9.31. El teléfono móvil de Sarjanovic fue captado por una antena de Rioja al 1900 a las 9.38, lo que revela que estaba en un área céntrica y próxima al banco donde se había comprometido a llegar. Circunstancia que nunca se produjo.

El viernes por la mañana Claudia, esposa del empleado desaparecido, le mandó mensajes por Whatsapp a su marido, que el teléfono receptor captaba. En determinado momento, a partir de las 16 de ese día, los mensajes dejaron de entrar en el teléfono de Sarjanovic.

Según reveló Yrure, de manera sorpresiva ayer a la mañana Claudia consultó a su celular y advirtió que los mensajes aparecían como recibidos, es decir, como si hubieran ingresado al teléfono. "Nuestra apreciación es que alguien tiene ese celular. Los mensajes no se leían, tal vez porque se hubiera apagado el aparato, pero alguien lo tuvo que prender, de modo de habilitar el ingreso de esos textos", razonó el abogado.

El auto. El VW Surán no apareció. El vehículo es captado en casi todo el recorrido hacia el centro por el sistema de videocámaras públicas. La PDI lo tiene ubicado a las 8.10 del viernes en Sorrento y Calvo, a las 8.13 en Sorrento y Casiano Casas, a las 8.20 en Sabin y Gorriti, a las 8.26 en Caseros y Francia. Algunos sistemas de videocámaras tienen cargado un software de reconocimiento automático de patente. Si la patente esta cargada como que interesa su captura salta un alerta en tiempo real si la camara detecta el auto. Según el sistema, tanto el de imágenes comunes como el de captura de patente, el VW Surán no salió del centro aunque hay cámaras que pueden no haberlo tomado. La PDI barrió la mayoría de las cocheras del centro donde no se encontró el auto pero hay algunas que recién abrirán hoy.

El titular de la empresa MC Catering, Jorge Cura, amigo de Sarjanovic, negó que éste llevara dinero importante al momento de desaparecer. "Era una operación privada y por un monto para nada trascendente. Además no había elementos para que esto sea una batida si de hecho nunca llegó a concretar la operación. Estamos desorientados", dijo anteayer. Sin embargo, según Yrure, la esposa de Sarjanovic dijo "estar en conocimiento de que iba a hacer una transacción importante".

Por eso resulta un aporte lo que ahora presenta la familia de Sarjanovic: que los motivos de su desaparición no hay que rastrearlos en algo que tenga vinculación con MC Catering sino con las actividades que Diego fue desplegando como operador o prestamista como emprendimiento particular. En un caso donde todo está planteado como incógnita aunque la familia no dude de que una desavenencia económica es la base del enigma.

Walter Serra, hallado muerto meses después

El caso de Diego Sarjanovic remite al de Walter Serra, un hombre de 36 años que desapareció el 24 de octubre de 2012 alrededor de las 13.30 luego de dejar a su mujer y a su pequeña hija en Córdoba y España para dirigirse a realizar un trámite en una financiera de Córdoba al 1400.

La moto Honda del muchacho fue hallada con las llaves puestas en inmediaciones de Jujuy al 1700. Allí la policía siguió los rastros que se perdían en el cordón de la vereda en un claro indicio de que fue levantado en algún vehículo que no fue hallado.

Serra nunca más fue visto hasta que, ocho meses más tarde, el domingo 23 de junio de 2013, fueron hallados sus restos óseos con su vestimenta y documentación en una zona boscosa de la localidad de Andino, a unos 40 kilómetros de Rosario.

De acuerdo a los estudios forenses, todo parecía indicar lo dejaron en ese lugar apenas lo mataron. Por el estado de descomposición de los restos, los análisis no pudieron determinar cómo. No tenía orificios de bala y tampoco golpes. Las presunciones rondan en la hipótesis de que fue acuchillado o ahorcado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario