Edición Impresa

Casilda vuelve a la carga para tener un transporte público de pasajeros

La iniciativa, impulsada por la concejala del Frente para la Victoria, Antonia Pierucci, fue instrumento de debate para consensuar la forma más conveniente de restablecer el servicio.

Domingo 23 de Septiembre de 2012

Casilda.— Tras algunas experiencias que no arrojaron los resultados esperados, el Concejo Municipal local estudia la posibilidad de reactivar el transporte urbano de pasajeros con la vista puesta especialmente en los sectores de menores ingresos.

La iniciativa, impulsada por la concejala del Frente para la Victoria, Antonia Pierucci, fue instrumento de debate para consensuar la forma más conveniente de restablecer el servicio. De no ser así, se correrá el riesgo de repetir un nuevo fracaso que no dejaría mayores márgenes para pensar en alternativas futuras.

El último intento duró pocos meses, pese a las buenas expectativas que había generado en la comunidad. La experiencia desarrollada por una empresa de transporte de Fuentes puso de manifiesto la buena predisposición en suplir la falta de un ómnibus urbano, pero no funcionó y algo similar ocurrió antes con las dos firmas locales que también prestaron el servicio con una sola unidad y dejaron de operar por falta de rentabilidad.

La que más se mantuvo en el tiempo fue La Casildense, popularmente conocida como "La Gringa", que alcanzó su mayor apogeo cuando la ciudad no contaba con el nutrido parque automotor de la actualidad. La situación puso en evidencia, al menos en los últimos años, que el servicio no es un negocio seductor para el sector privado. Los ediles lo saben, pero tampoco ignoran que se trata de un servicio indispensable para los sectores de menores recursos.

En ese marco, el Concejo deberá definir una postura política sobre el papel que debe asumir el Estado sobre el tema. Aunque pensar en restablecer el servicio tal como venía funcionando no tendría sentido porque iría a contramano de las necesidades de la comunidad e incluso de la posibilidad de hacer rentable la actividad.

La experiencia indica que un solo colectivo para recorrer la ciudad fue infructuoso porque la demanda requiere un servicio más dinámico. "Es imposible que funcione con una sola unidad que pasa una vez cada tanto", coincidieron en señalar varios vecinos del barrio Nueva Roma. "Para ir al hospital, que queda en la otra punta de la ciudad —graficaron—, no podés estar esperando dos horas hasta que pase el colectivo".

La situación visibiliza falencias que seguramente el Concejo deberá tener en cuenta si resuelve reactivar el transporte. Pierucci sostuvo que "se trata de un tema complejo que merece una solución", y consideró "necesario pensar en un sistema acorde a las necesidades actuales de la ciudad. Esto implicará arrancar con unidades tipo minibús, con capacidad para 12 ó 16 pasajeros, y establecer más líneas y frecuencias".

La edila se manifestó a favor de que "el servicio sea brindado por el Municipio o subsidiado, ya que cumple una función social que implica la presencia del Estado". Y confía en que sus pares acompañen su iniciativa que "seguramente tomará forma definitiva en base al debate y el consenso".

Convenios. El presidente del Concejo, Roberto Meli, acompañará la propuesta y sostuvo que "la movilidad de los sectores populares es un derecho que debe ser garantizado". En ese contexto, opinó que "una de las opciones sería que el servicio lo preste la Sapem", una sociedad anónima con participación mayoritaria del Estado municipal y que hoy se encarga de la recolección de los residuos domiciliarios además de tener previsto brindar la prestación de gas. También consideró que sería fundamental que el municipio haga convenios con la Secretaria de Transporte de la Nación para obtener beneficios".

Al respecto, el secretario de Gobierno municipal, Fernando Ingaglio, remarcó la necesidad de que "el Concejo consulte al Ejecutivo, más aún si el proyecto prevé de disponibilidad económica municipal".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario