Edición Impresa

Casilda también sufrió una seguidilla de autos incendiados

Como ya ocurriera en Pérez y en otras localidades de la provincia, Casilda vivió en los últimos días el enigmático incendio de vehículos en plena calle. De los casos registrados sólo fue...

Jueves 04 de Abril de 2013

Como ya ocurriera en Pérez y en otras localidades de la provincia, Casilda vivió en los últimos días el enigmático incendio de vehículos en plena calle. De los casos registrados sólo fue denunciado uno, aunque la policía también intervino de oficio en los dos restantes. Todos tuvieron como similitud que se produjeron de madrugada en rodados estacionados en la vía pública, de los cuales dos se encontraban en desuso.

Según pudo saberse, los investigadores están abocados a esclarecer los hechos por separado, aunque no descartan la teoría de que la responsabilidad recaiga en una misma persona.

El primer hecho ocurrió la madrugada del viernes, cuando apareció incendiado un Toyota Corola viejo, que estaba abandonado en Lavalle al 1800. Tras eso, la madrugada del domingo, un Renault 18 en desuso quedó envuelto en llamas en Bogado al 2100, en barrio Nueva Roma. En ambos casos, el fuego se desató en el interior de los automóviles, sin que llegara a los motores.

Por último, el martes, también de noche, apareció incendiado el interior de la cabina de una Ford F100 tipo furgón, estacionada en Urquiza entre Hipólito Yrigoyen y Fray Luis Beltrán. A diferencia del resto, el caso fue denunciado en la policía por el propietario del vehículo, identificado como Daniel S.

Estos episodios se suman a otros ocurridos semanas atrás, lo que potencia la preocupación por la seguidilla de este tipo de sucesos, inusuales para Casilda.

El 12 de marzo se había incendiado un Ford K en Mitre al 2900, pero por este hecho resultó acusado la pareja de la dueña del auto. Antes, la madrugada del 17 de febrero, el incendiado fue el vehículo del delegado casildense de la Defensoría del Pueblo de Sata Fe, Tomás Morales, y los autores fueron detenidos muy cerca del lugar del hecho.

"Efecto dominó". Consultado por La Capital, el jefe la Unidad Regional IV de policía, Walter Llanos, consideró que se trata de "un efecto dominó de lo que ya ocurrió en otras localidades". El funcionario dijo que "se está investigando" para intentar esclarecer lo sucedido, aunque, todo indica, no será una tarea sencilla, más aun teniendo en cuenta que los incendios se produjeron en distintos sectores del radio urbano casildense.

Si bien se presume que fueron casos intencionales, todavía se ignoran las causas; por eso, se pidió intervención a los bomberos zapadores de Rosario a fin de realizar las pericias correspondientes.

Para Llanos "es probable que estos hechos hayan sido cometidos por menores que deambulan". Pero como ninguna de las víctimas tiene relación entre sí, "es difícil pensar en que estemos en presencia de algún ajuste cuentas u otro delito similar", dijo.

Por su parte la jueza interviniente, Cristina Pecoraro, dijo que recién tomará medidas cuando lleguen a su poder los resultados de las pericias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS