Edición Impresa

Casilda pide a la Gendarmería ante el incremento de los delitos

El Concejo hizo un pedido especial a la Nación, frente al creciente malestar social por episodios de inseguridad en la ciudad.

Miércoles 18 de Junio de 2014

La sucesión de episodios policiales en Casilda no da tregua y la preocupación social es cada vez mayor ante la falta de acciones para frenar el avance del delito. A la hasta ahora frustrada audiencia que el Concejo casildense le pidió al ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, para tratar la problemática, como publicó oportunamente La Capital, ahora el órgano legislativo local apeló a la Nación para que disponga de la presencia de gendarmería en Casilda y localidades del Gran Rosario.

La solicitud apunta a que el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, instruya a la fuerza a su cargo la realización de "operativos ambulatorios" en poblaciones aledañas a Rosario a fin de instrumentar "controles" con la vista puesta en "la prevención y disuasión de delitos relacionados con el narcotráfico, la trata de personas reducidas a la servidumbre, tanto en la explotación sexual como la laboral, y en los efectos derivados de la evasión fiscal como la venta de cereal en negro y de productos agroquímicos fraccionados en forma ilegal".

Mudanza del delito. Así lo expresó el presidente del deliberativo casildense, Roberto Meli, al fundamentar el referido requerimiento tras insistir en que "el mayor asentamiento de fuerzas de seguridad federales en Rosario y localidades del cordón industrial fue un acierto total en la batalla contra el narcotráfico, pero en los municipios y comunas cercanas trajo algunos inconvenientes como la mudanza del delito dando lugar a nuevas modalidades como entraderas, robos a mano armada, entre otras".

En ese sentido este fin de semana se registraron nuevamente en Casilda robos con uso de armas de fuego, lo que intranquiliza y pone en alerta a una ciudad que espera mayor seguridad a fin de revertir el crítico panorama actual. "Esta no es la Casilda de antes donde se podía vivir en un clima de tranquilidad, ahora hay que tener cuidado de que no te roben cuando salís de tu casa o cuando volvés, como ya sucedió", coincidieron vecinos de distintos sectores de la ciudad consultados por este cronista. Y la mayor preocupación, además del avance de los delitos menores, son los robos a mano armada o hechos con características violentas.

"La inseguridad no es una sensación la estamos sufriendo todos y es hora de tomar la sartén por el mango porque vamos por mal camino", aseguran dos vecinos del populoso barrio Nueva Roma que prefirieron no revelar su identidad.

Delitos federales. Claro que a los sucesos policiales cuya investigación está bajo la órbita de la Justicia provincial se suman los delitos federales que potencian el malestar social, razón por la cual el Concejo pide la presencia de la fuerza federal para controlar y prevenir "por medio de operativos ambulatorios".

Los ediles consideran que podría prosperar su pretensión de que las fuerzas federales recorran Casilda y comunidades de la zona, ya que "están a pocos kilómetros y sería de gran significación para generar un clima social de tranquilidad", apuntó Meli. La solicitado se suma a otro requerimiento impulsado anteriormente para la habiliación en Casilda de un destacamento de Gendarmería.

"Nadie duda —concluyó Meli— de la confianza pública que inspira Gendarmería o la Policía Federal y por ello queremos que se den una vueltita por Casilda y por las localidades vecinas al cordón industrial rosarino, de los departamentos Caseros, San Lorenzo, Constitución, Rosario e Iriondo, donde se hagan operativos de control para combatir el narcotráfico, la trata de personas, entre otros delitos que abrevan a la violencia, la corrupción y la desintegración social, destruyendo nuestras comunidades".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario