Edición Impresa

Capozzuca quiso sacar carné de conducir sin pasar por Tribunales

Está inhabilitado, requiere trámites especiales y el visto bueno del juez. Hace 9 años arrolló a 2 jóvenes y mató a una de ellas.

Sábado 07 de Junio de 2014

A nueve años del siniestro en que murieron Ursula Notz y Nayib Abraham y por el que quedó postrada Carla Alfaro tras chocar mientras viajaban en un auto que circulaba a más de 100 kilómetros por hora, en Rivadavia y Santiago (parque Norte), su conductor, Matías Capozzuca, inició los trámites para recuperar el carné de conducir sin pasar por el juzgado. Este último paso era indispensable ya que se encuentra inhabilitado hasta 2015 para conducir con sentencia firme del Tribunal de alzada.

"Si bien a Matías Capozzuca, antes de 2015, le asiste el derecho de solicitar la rehabilitación en el juzgado Correccional de la novena nominación, lo hizo a través de internet a la Dirección de Tránsito", explicaron los familiares de Ursula y Carla en el escrito presentado el 2 de junio en esa repartición y en la Justicia.

Según explicó la mamá de Ursula, Mónica Gangemi, Capozzuca pidió el turno por internet y activó la diligencia para sacar la licencia de conducir. Lo llamativo es que el interín virtual no detectó su condición de inhabilitado hasta que el trámite llegó a Tránsito donde le aclararon que no estaban ante un caso común y que el protocolo indicaba un camino ineludible: pasar por la evaluación psicológica y el visto bueno del juzgado.

Para los familiares, es imprescindible que Capozzuca realice un curso de reeducación vial según el artículo 15 del código de tránsito, además de un reexamen de habilidades psicofísicas, por las características, comportamiento y peligrosidad de las conductas en el hecho por el que fue condenado.

El jueves pasado, los familiares volvieron a peticionar para que se imponga una evaluación psicológica profunda por personas idóneas en la materia: psicólogos expertos en tests psicométricos y especialistas en psicología del transito del colegio que agrupa a estos profesionales.

Por el siniestro que le costó a la vida a Ursula y postró a Carla, Capozzuca fue condenado a tres años de prisión condicional y cumplió ocho meses de detención en una comisaría de la zona oeste.

El 22 de mayo de 2005 conducía un BMW a más de cien kilómetros por hora y, en una maniobra, mordió el cordón y comenzó a estrellarse contra los árboles de parque Norte. Tenía alcohol en sangre.

Puertas adentro. María Teresa Alfaro cuida a Carla desde hace nueve años. Ella y su hija adoptiva están enteras contra toda presunción humana y médica. Lucha con la adversidad que le plantó la imprudencia, pero también con burocracias que el sentido común evitaría.

"Nunca le importó nada, no hizo nada por arrepentirse ni saber si necesitábamos un pañal", dijo la mujer con respecto a Capozzuca. Además hizo un repaso por las últimas víctimas del tránsito: "No le importa nada a nadie, sólo hay que fijarse las cosas que pasaron estos días". En tanto, aseguró que la impunidad y la falta de castigo no mejoran a quienes conducen desligados de la vida ajena.

"Me pongo en el lugar de las víctimas, sólo Dios sabe lo que sufrimos puertas adentro mi esposo y yo, somos dos personas grandes y jubiladas". La familia Alfaro explicó que por el caso inició acciones civiles que nunca tuvieron respuestas.

Pero con ser tremenda, la batalla diaria no la desanima. La última supervisión médica y social encontró a Carla "impecable, bien nutrida, sin escaras, con buena calidad de vida y con análisis perfectos; se quedaron asombrados", relató María Teresa.

"Carla fue saliendo de pequeñas grandes cosas, nunca paramos, nunca la dejamos retroceder", comentó. Y dijo que su hija tiene "conciencia mínima", como si estuviera un lugar propio. "Cierra los ojitos cuando le hablamos, para nosotros eso es mucho", alegó antes de agregar que eso lo saben su mirada atenta y sus manos sabias, más allá de la opinión de los médicos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario