Edición Impresa

Capitanich minimizó la protesta

Jueves 10 de Abril de 2014

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó ayer que el paro de los gremios del transporte impide determinar el verdadero impacto que tendrá la medida de fuerza nacional convocada para hoy y afirmó que el Estado garantiza "el legítimo derecho de huelga".

En tanto, el Ministerio de Trabajo afirmó que más de 50 gremios de las actividades industrial, comercial, bancaria, docente y de servicios públicos no adhieren al paro nacional, por lo que en esos sectores "la actividad debe ser normal" Señaló, ademñas, que "la mayoría de los argentinos quiere trabajar".

En la comunicación, el Ministerio de Trabajo señaló que entre los sindicatos que no paran están la UOM, la UOCRA, la Asociación Bancaria, CTERA, la unión Ferroviaria, Telefónicos, Peones de Taxi, Industria Química y Petroquímica.

El titular de la CGT oficialista, Antonio Caló, tildó ayer de "político" el paro convocado por el sindicalismo opositor, aunque admitió que "va a ser grande".

"El sentido común dice que si vos parás los colectivos, parás los trenes y los compañeros no tienen medio de ir a cumplir con su trabajo, el paro va a ser grande", reconoció el líder metalúrgico. Pero agregó: "Ahora, quisiera ver si funcionaran los medios de locomoción para que los compañeros llegaran a sus lugares de trabajo, ahí habría que medir si el paro es bueno o es malo".

El jefe del Frente Renovador, Sergio Massa, consideró que "es una locura que para forzar el paro" se produzcan piquetes y cortes. Opinó que "obviamente, el impuesto a las ganancias y la inflación, generan una enorme preocupación por la pérdida de poder adquisitivo, pero el paro siempre tiene que ser la última instancia, no la primera".

El jefe de la Unión Ferroviaria, Sergio Sasia, consideró que el paro "es una medida exagerada e inoportuna".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario