Edición Impresa

Capitanich acusó a los gremios de ser funcionales a los fondos buitre

El jefe de Gabinete cargó contra la CGT de Moyano, la Unión Cívica Radical y el Frente Renovador. El gastronómico Luis Barrionuevo tildó al jefe de ministros de "un pelotudo caro" y un "recontra alcahuete" de la presidenta.  

Martes 26 de Agosto de 2014

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, acusó ayer a los sindicatos no alineados con la Casa Rosada de ser "funcionales a los fondos buitres", lo que desencadenó un fuerte cruce con los dirigentes gremiales Luis Barrionuevo y Omar Maturano, quienes le respondieron con insultos.

"Argentina tiene una clara división, como nunca ha tenido, respecto al rol de los sindicatos, los partidos políticos opositores y los medios de comunicación: frente a la defensa de los intereses soberanos de la Argentina, están en defensa de los intereses extranjeros de los fondos buitre. Uno eso lo observa a diario y es bueno para que el pueblo argentino pueda tomar correctas decisiones", planteó el jefe de ministros.

Así lo hizo en su habitual conferencia de prensa en la Casa de Gobierno en la que atribuyó a esos sectores la búsqueda de una "instalación sistemática y canallesca de mentiras" vinculadas con el nivel de precios, de empleo y de cotización del denominado dólar blue.

En ese sentido, el funcionario nacional aclaró a quiénes apuntaba: "No cabe la menor duda que la CGT, la Unión Cívica Radical o el Frente Renovador actúan en consonancia con la estrategia de los fondos buitres. No sé si les pagan o no, algunos puede que lo hagan gratis porque tienen una clara vocación extranjerizante".

Además, advirtió que sectores del sindicalismo, la prensa y partidos políticos "se olvidan de la Constitución nacional cuando hay que luchar contra intereses poderosos del extranjero".

En este sentido, afirmó que tanto los medios de comunicación opositores como los sindicatos y los partidos políticos opositores "en definitiva son adalides e instrumentos de los fondos buitre" y sostuvo que "queda claro que, en verdad, no son opositores al gobierno, sino que están financiados y bancados por los fondos buitre".

De hecho, indicó que esa situación se refleja "claramente" cuando, en el marco de la discusión en el Congreso de la Nación del proyecto de pago soberano de la deuda, esos sectores "defienden los intereses extranjeros de los fondos buitre" en vez de defender "los intereses soberanos de la Nación".

Además, Capitanich indicó que con la instalación de información "manipulada" y de "mentiras canallescas" en relación al índice de precios y al nivel de empleo lo que pretenden esos sectores es "inducir a un proceso de devaluación para que los bancos obtengan grandes ganancias a costa de todos los argentinos".

Las declaraciones no cayeron bien en los gremios opositores, que rápidamente salieron al cruce del jefe de Gabinete.

El primero fue Barrionuevo, líder de la CGT Azul y Blanca y secretario general del gremio gastronómico, quien calificó a Capitanich como "un pelotudo caro" y "un recontra alcahuete" de la presidenta Cristina Fernández.

"¿Saben de dónde salen los buitres? De Santa Cruz", denunció Barrionuevo en declaraciones radiales y cuestionó al gobierno nacional por el nivel inflacionario y el deterioro del poder adquisitivo del salario.

Más tarde, el secretario general de La Fraternidad, Omar Maturano, aseguró que no responderán a las acusaciones del jefe de ministros, ya que consideró que "contestar eso es el juego que propone" el funcionario nacional.

"Nosotros esas pelotudeces no contestamos. ¿Cómo vamos a contestar eso? Contestar eso es el juego que propone el jefe de Gabinete", sostuvo Maturano en declaraciones a radio La Red.

El líder de los maquinistas advirtió que en el país "se viene una devaluación peor que ésta" y explicó que los sindicatos no están "en contra del gobierno", sino "en contra del plan económico" del Poder Ejecutivo.

"Se lo veníamos avisando al gobierno, pero no escuchan. El gobierno nacional debe llamarnos para discutir. No está la cosa como para quedarnos callados y hacerle la venia al gobierno.

Se están haciendo las cosas mal", enfatizó Maturano.

Además, el secretario general de La Fraternidad consideró que "existe una gran negación" en la gestión de Cristina y criticó: "Niegan todo, dicen que no hay inflación, que no va a haber devaluación, que no hay suspensiones, que no está bajando el trabajo; es una negación total".

"Con soberbia no se puede gobernar un país. Vivimos en la realidad, no vivimos en el año 2007, sino en el 2014", agregó el dirigente gremial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario